Verdemar Ecologistas en Acción pide gestos que no afecten al entorno

11
0

Verdemar Ecologistas en Acción recuerda que desde que se decretó el estado de alarma por el brote del nuevo coronavirus, los guantes, mascarillas y geles desinfectantes escasean entre los trabajadores sanitarios, pero también entre otros empleados que estos días hacen posible que todo funcione, las cajeras o los repartidores, por lo que su adquisición y uso de a disparado de manera desmesurada y a veces todo este material termina en lugares inadecuados, fuera de papeleras o contenedores.

Pero para evitar daños mayores, las autoridades advierten de que es importante desechar correctamente los guantes y mascarillas, entre aquellos que los consigan, dado su “uso masivo” en esta crisis de salud pública.

Desde Verdemar se a detectado la acumulación cada vez más llamativa en los alrededores de zonas comerciales y grandes establecimientos en el Campo de Gibraltar.

Eliminar de forma adecuada estos productos evitará la propagación del virus y que guantes y mascarillas no acaben en la naturaleza, por lo que desde Verdemar Ecologistas en Acción pedimos la colaboración de los ciudadanos y la implicación de las grandes superficies en la advertencia de que esos elementos vayan a lugares indicados, adjuntando en los dosificadores de guantes (por ejemplo) instrucciones para depositarlos adecuadamente, creando así una fuente de información que evite que los desechos terminen en la Naturaleza y en el entorno, así como la intensificación de la limpieza de los parques comerciales con más frecuencia.

Verdemar Ecologistas en Acción quiere señalar que el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco), siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, ha elaborado unas instrucciones sobre cómo manejar los residuos en casa y cómo deben gestionar los servicios de recogida y las plantas de residuos, la basura de la fracción resto (contenedor gris).
Entre las que cabe señalar la de apartar mascarillas y guantes en bolsas separadas del resto de los residuos y dejarlas alejadas de los habitantes de la casa.

Artículo anteriorEl negocio de las residencias de mayores
Artículo siguiente¡Nuestros ancianos a los hornos crematorios!  por Carlos de Urabá