‘Una de cal y dos de arena’ por Joaquín Soler

5
0

Desde Barcelona Joaquín Soler,  ‘Una de cal y dos de arena’ 

“Miña terra galega donde el cielo es siempre gris,

  Miña terra galega es duro estar lejos de ti, lejos de ti.”

El grupo de Vigo “Siniestro Total” en 1984 sacó su tercer álbum llamado “Menos mal que nos queda Portugal”. Nos incorporamos a la Otan de entrada no, perdimos la soberanía en defensa, después adhesión a la Unión Europea, perdimos la soberanía económica: astilleros, siderurgia, agricultura, ganadería, pesca, y seguimos, el tratado de Mastrich, con la moneda única, modificación del artículo 135 de la Constitución, perdimos la soberanía de la deuda.

Siempre he sido un enamorado de Portugal, sus fados, su melancolía, sus recuerdos lejanos, pero no estoy de acuerdo con un gobierno a la portuguesa. Quiero un gobierno que sea nuestro, que solucione los problemas de la gente corriente y común. Que presente sobre la mesa las propuestas electorales de Unidas Podemos. El programa político que puede transformar la sociedad. Olvidémonos de un gobierno de colaboración, de cooperación, de prueba temporal o de media jornada. En esta ocasión los sillones se quedan en casa.

El disco fue premonitorio de lo que está pasando. Tenemos pesimismo y angustia: en el ambiente, en la gente, en el trabajo, en la calle. Si no conseguimos resolverlo, la izquierda ira directa al desahucio por siniestro total. Para solucionar los problemas graves y complejos, necesitamos un amplio consenso social. Facilitar la investidura y controlar la acción de gobierno desde la bancada es hacer política, ni nueva ni vieja. Nuestro trabajo es conseguir que se vaya materializando el programa pactada con el gobierno.

“Contra el optimismo no hay vacunas”

  Mario Benedetti

No sé si seremos muchos o pocos, pero somos los únicos que pensamos en positivo. Hemos de crear la esperanza en un futuro mejor. Olvidémonos de lo imposible y de los mantras épicos del pasado. Aun no es el momento de tomar el Palacio de invierno, pero hemos de conseguir implementar las políticas que mejoren la vida de la gente corriente y común. Como: vivienda, sanidad, trabajo, enseñanza, movilidad y salud. Reconstruir un aparato productivo en términos ecológicos, hacer frente a la grave crisis energética y al cambio climático actual. El crecimiento sin límite del neoliberalismo y la tecnología no van a resolver los problemas.

Hemos de poner en el primer lugar de nuestro programa el problema ecológico y la cultura del decrecimiento. La lucha ecológica y la lucha contra las desigualdades sociales tienen que ser la ruta de la izquierda transformadora. La democracia se defiende consiguiendo una igualdad de oportunidades para todos.

“Constituye un ejército industrial de reserva, un contingente disponible, que pertenece  al capital de un modo tan absoluto como si se criase y se mantuviese a sus expensas.”

Karl Marx, El Capital, 1867

La globalización mundial de la economía ha creado un sistema de gobierno de los poderosos. Las corporaciones, multinacionales, fondos de inversión, de presión y de especulación han sometido a casi todos los estados a la pérdida de su soberanía. El poder de decisión está en manos de soberanos privados supraestatales que gobiernan en la sombra. La inseguridad actual es económica y nos afecta a todos los trabajadores del planeta.

Para acabar, un homenaje y palabras esperanzadoras:

“Hay jóvenes viejos y viejos jóvenes, y entre estos me ubico yo…”

Salvador Allende, Universidad de Guadalajara, diciembre de 1972

 

Artículo anteriorSintonía laica en RRR – 17.09.2019
Artículo siguienteInauguración, en la Fundación Anselmo Lorenzo, de la exposición “ArteGuillotina”