RRR Feminista

Por la igualdad real #HuelgaFeminista2019 #8Marzo

Yolanda, Marisa, Inma, Marian, Laura, Núria, Maite y muchas, muchas más…. que su voz se escuche hoy y todos los días del año. Por la igualdad real #HuelgaFeminista2019 #8Marzo #EI8MEsAbolicionista #8MAquíYAhora #InternacionalWomensDay

Charla-debate, Coral Herrera - coordinadora de “El laboratorio del amor”

STOP a la Mutilación genital femenina

El 6 de febrero fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Día Internacional de Tolerancia 0 con la Mutilación Genital Femenina (MGF). Esta, es una práctica cultural nociva reconocida a nivel internacional como una gravísima violación de los derechos humanos de mujeres y niñas. Vulnera el derecho a la salud, a la integridad física, el derecho a no ser sometidas a tratos crueles, inhumanos y degradantes, y a cualquier forma de tortura, además de violar el fundamental derecho a la vida, en los casos en los que la mutilación acabe produciendo la muerte. No hay que olvidar que 200 millones de niñas y mujeres mutiladas en el mundo viven a diario hemorragias, infecciones, infertilidad, complicaciones en el parto y un mayor riesgo de muerte en criaturas recién nacidas. En Navarra puede haber 200 niñas en riesgo.

Esta es una realidad que por motivo de los flujos migratorios se nos ha ido acercando día a día. En Navarra la hemos conocido gracias principalmente a Médicos del Mundo y en particular a las mujeres mediadoras africanas que incansablemente nos han puesto esta cruel situación en la cara dejándonos muy claro que para erradicarla el primer paso es conocer lo que significa, su magnitud, para hacer esfuerzos encaminados al empoderamiento de las mujeres y de las comunidades y poner fin a la mutilación. Sin estereotipos racistas. Junto con la implicación de las instituciones para que, desde sus ámbitos, garanticen los derechos de mujeres y niñas.

Mecanismos para actuar en Navarra tenemos. El Protocolo para la Prevención y actuación ante la Mutilación Genital Femenina (2013) y la Ley Foral 14/2015 de 10 de abril para actuar contra la Violencia hacia las Mujeres en la que queda recogido que la Mutilación Genital Femenina es una de las manifestaciones de violencia contra las mujeres y niñas. El reconocimiento con partida presupuestaría a médicos del mundo como única entidad que en estos momentos trabaja en este tema en navarra para que pueda hacer esa sensibilización y formación con los recursos necesarios.

En  la declaración institucional de 2019 hemos reconocido  que desde las administraciones públicas se debe promover la investigación y la gestión del conocimiento para ampliar el conocimiento sobre la MGF y el registro de casos para conocer la dimensión del problema, tal y como plantea el Pacto de Estado contra la Violencia Machista y, por último, en los países donde esta práctica tiene una alta prevalencia debemos exigir a los gobiernos la protección y el apoyo a las personas y organizaciones que luchan contra la MGF, comprometiendo fondos de cooperación internacional para ello. Manifestando  claramente que esta práctica sea considerada incompatible con los DDHH.

Por ello el día 6 de febrero estaremos acompañando a médicos del mundo y al grupo Flor de África en las acciones planteadas de denuncia así como  en todas las actividades que realicen con este motivo.

Fdo: Tere Sáez Barrao. Parlamentaria Podemos/ Ahal Dugu

El pasado 26 de enero se presento en Pamplona el libro “Vientres de alquiler” por su autora Núria González, colaboradora y presentadora del programa En L’Escola con Núria. La presentación corrió a cargo de Yolanda Rodríguez – Presidenta de Médicos del Mundo Navarra y Sara Vicente – abogada de la Comisión para la investigación de los Malos Tratos. #LoQueNoExiste

Carnicería en España #NiUnaMas

En menos de 3 semanas 8 mujeres han sido asesinadas por sus maridos o parejas. Que se puede hacer para parar esta sangría?

La respuesta no es nada sencilla, y no es un tema con el que se pueda trivializar. El problema parece agravarse con el tiempo y son muy pocos/as los que tienen un mínimo de propuestas que puedan acabar con esta lacra social.
 

Mujeres Machistas

Es curioso el ataque que estamos sufriendo las personas que defendemos la igualdad por parte de mujeres que entienden que el lugar nuestro está en nuestras casas, cuidando de nuestros hijos y de nuestra familia como Dios manda, como dijo el otro día un insigne líder del PP.

Hace poco, pasaron por todas las redes sociales un vídeo casero de dos adolescentes diciendo barbaridades sobre la posición del hombre y de la mujer en la sociedad, que era por imposición divina. Cuando escucho con atención conversaciones entre chicos y chicas es, cuanto más, muchas veces preocupante lo que se oye: «Es que si llevas una minifalda y y un escote, no te quejes si te meten mano»…

La pornografía es la pedagogía de la prostitución y de la violación, y nuestros menores se están socializando en ella porque no hay unos padres y madres que controlen el acceso a los contenidos de Internet de sus hijos y no haya una asignatura de educación afectiva/sexual en las escuelas

Muy doloroso escuchar esta serie de afirmaciones y luego hablar con chicas de catorce años que entre llantos te dicen que su novio las ha violado porque decía que eso es lo que que hacen en las películas.

La pornografía es la pedagogía de la prostitución y de la violación, y nuestros menores se están socializando en ella porque no hay unos padres y madres que controlen el acceso a los contenidos de Internet de sus hijos y no haya una asignatura de educación afectiva/sexual en las escuelas.

¿Por qué retrocedemos hasta hace más de cuarenta años?

¿De verdad no hemos evolucionado nada?

¿Queremos otra vez las mujeres depender de nuestro padre o nuestro marido para abrir una cuenta corriente o vender una propiedad?

¿Queremos otra vez las mujeres depender de nuestro padre o nuestro marido para abrir una cuenta corriente o vender una propiedad?

Nos olvidamos de que ahora mismo las mujeres podemos votar o tener los derechos que tenemos gracias a la lucha de las feministas que durante años ha derramado mucha sangre y lágrimas para conseguirlos. Todas hemos sido educadas en el mismo sistema patriarcal donde las niñas vestimos de rosa y los niños de azul. Pero conforme vamos creciendo, aprendemos que la desigualdad que padecemos las mujeres es real y que tenemos que luchar contra ella, pues es la mejor herencia que le podemos dejar a nuestras hijas e hijos.

Conforme vamos creciendo, aprendemos que la desigualdad que padecemos las mujeres es real y que tenemos que luchar contra ella, pues es la mejor herencia que le podemos dejar a nuestras hijas e hijos

Este pasado 8 de marzo, demostramos al mundo que somos imparables y esta última semana volvimos a demostrar que podemos parar la agenda política. Aunque no los asesinatos machistas, con 8 asesinadas por violencia de género en estos dieciocho primeros días.

Aquí no hay medias tintas, o estás en contra de esta violencia o eres cómplice de ella

Aquí no hay medias tintas, o estás en contra de esta violencia o eres cómplice de ella.

Y tú, mujer que justificas el machismo, no olvides que estás en el mismo lado de las que luchamos por ti, del lado de las que nos asesinan y nos violan por el hecho de ser mujeres.

El peso de la conciencia

Cuando recibimos en la asociación una llamada a las dos de la mañana, nos ponemos a temblar.

Sabemos quién está detrás del teléfono y en qué condiciones está. Una pobre mujer con el cuerpo apaleado, con el alma rota, desorientada y sin saber qué decisiones tomar.

Cómo consolar las lágrimas, el dolor y la desesperación a través de un teléfono. Tranquila, no estás sola. Esas son las primeras palabras. Te vistes instintivamente y coges un taxi hacia la dirección que te ha dado con el estómago encogido por la incertidumbre de no saber lo que nos vamos a encontrar. Ni se atreve a llamar a la Policía. La bestia ya no está y los niños lloran desconsolados, ya sabemos que entramos en una casa en la que por mucho que ella se empeñe es el infierno. Ella sólo respira cuando él sale por la puerta. De inmediato la abrazas y en ese abrazo sientes todo el dolor de millones de mujeres a lo largo de los siglos en esa misma situación, también de todas las asesinadas que no han podido abrazarte. Porque ese abrazo te estruja el corazón…

A partir de ahí, intentas convencerla de que denuncie, que tiene que salir de ese agujero. Pero el miedo la paraliza. A dónde va a ir con sus hijos si ella no tiene ingresos, cómo va a meter en la cárcel al padre de sus hijos, si en un momento le prometió amor eterno. Y no puede comprender por qué ese amor soñado le ha roto la vida. Cuando se decide a denunciar, empieza un periplo de urgencias, partes de lesiones que sean perfectos, para que luego no vayan a denunciarlas ellos por denuncia falsa al no coincidir unas declaraciones con otras, como nos ha pasado en algún caso, que encima de apaleada, sea condenada por denuncia falsa porque en el primer parte médico no ponía las lesiones concretas. Ella en estado de shock y el médico sin saber nada sobre violencia de género… Luego Comisaría, donde también sean especialistas, no vaya a ser que la denuncia esté mal redactada, y luego llamadas a los centros especializados de violencia en las instituciones. Cuando ella y sus hijos se quedan en un lugar seguro respiras, hoy está ya a salvo. Mañana el juicio. Y esperemos que el juez admita todas las pruebas y lo condenen. Orden de alejamiento, visitas en puntos de encuentro, abogados de oficio… Y protocolos, muchos protocolos que te quedas con la duda de que se cumplan.

Y luego pones las noticias y ves que algunos partidos que nos van a gobernar dicen que hay que derogar la Ley de Violencia de Género. Y se inventan unas cifras vergonzosas sin citar ninguna fuente. Y les dan altavoz las principales cadenas de televisión y los principales periódicos de este país. Y lo más triste es que la opinión pública, la gente de la calle se lo cree…

Me gustaría que la próxima vez que suene ese teléfono a las 2, las 3, las 4 o a cualquier hora del día pudiesen acompañarnos esos señores trajeados y engominados que tan alegremente hablan y disponen del dolor de tantas mujeres y tantos menores que quizá no puedan tener ni un teléfono para llamar para pedir ayuda y acaben asesinadas. Si, señores engominados y quienes los apoyan, no olviden que todas esas víctimas las llevarán sobre su conciencia…

¿Quiénes de vosotros habéis sentido miedo al volver a casa?

Son las cuatro de la mañana, vuelvo después de unas risas de fiesta con las amigas, la calle está vacía, ya veo el portal de mi casa, voy sacando la llave mirando hacia atrás y el móvil en la mano, el estómago se me encoge, he escuchado un ruido, acelero el paso. Meto la llave con la mano temblorosa en la cerradura, abro y entro, respiro…

Estoy a salvo.

¿Cuántas personas que me leéis habéis sufrido esta situación?

Lo sé, la inmensa mayoría mujeres. Eso es el miedo que nos genera el patriarcado, sólo por ser mujeres. Los hombres sabéis con certeza que no vais a acabar violados o asesinados por ser hombres. Por eso desde todos los organismos internacionales, estatales o locales se hacen leyes para protegernos a las mujeres, por el simple hecho de ser mujer. Cada 5 horas violan a una mujer en este país, 97 feminicidios en el pasado año y 6 en este recién estrenado.  Probablemente en estos momentos que lees esto lo están haciendo. Y esas son las que denuncian. Otras callan, por miedo a sentirse señaladas, indefensas y cuestionadas. A las mujeres siempre nos cuestionan, el «algo habrás hecho» lo tenemos integrado la sociedad en nuestros genes machistas. Y parémonos y pensemos. ¿Hay alguna causa para violar a una mujer? ¿Para decirle puta? ¿Para humillarla? ¿Golpearla? ¿Asesinarla? ¿Las mujeres nos lo buscamos?…

Las cifras de violaciones y asesinatos de mujeres en todo el mundo es terrible, sólo porque el sistema machista lo permite. Si te callas ante una agresión eres cómplice de ella. Si le buscas una causa también. Todos tenemos mujeres en nuestra familia que en algún momento de su vida van a sentir miedo por el hecho de ser mujer. Es hora de abrir los ojos y ponernos del lado de la justicia, no contribuyas al pulso y el chantaje que el fascismo machista quiere echar a la democracia. Es responsabilidad de toda la sociedad. Tú hombre, y tú mujer.

Por María Martín Romero, feminista.

Ni una más. Ni una sola más.

Cuando yo tenía 16 años, mataron a las niñas de Alcasser. Ahí aprendí que era peligroso salir de noche, aunque fuera con amigas.

Cuando yo tenía 17 años, mataron a Anabel Segura. Ahí aprendí que no podía salir a correr sola.

Cuando yo tenía 18 años, violaron y mataron a Marta Obregón y Leticia Lebrato. Ahí aprendí a tener cuidado al entrar en portales y ascensores.

Cuando yo tenía 22 años, mataron a Rocío Wanninkhof. Ahí entendí por qué mi padre se levantaba para recogerme a la puerta de la discoteca cada vez que salía de marcha.

Cuando yo tenía 32 años, mataron a Marta del Castillo. Ahí aprendí que hasta tus amigos podían matarte.

Cuando tenía 40 años, mataron a Diana Quer. Ahí entendí por qué mis padres o mi pareja nunca me dejaban volver sola a casa.

Ahora han matado a Laura Luelmo, y he aprendido que cualquiera de mis vecinos puede querer violarme y matarme.

Pero venga, vente a decirme ahora que soy una histérica. Vente a decirme que no es un problema de género. De hombres que sienten que las mujeres les pertenecen, que pueden acabar con nosotras con el chasquido de un dedo, que nuestro cuerpo es suyo.

Dime que me invento que han matado a 94 mujeres en lo que va de año, o que han violado a 788 otras.

Háblame de los hombres maltratados por sus parejas y las denuncias de maltrato falsas. De cómo la niña de 18 años de la manada se lo estaba buscando.

Que somos todas unas busconas y unas guarras y unas dramáticas.

Cuéntame que son bromas, nárrame (despacito, recuerda que soy idiota) que no se, que exagero, que hay que tener cuidado, que lo que nos hace falta a todas es un buen repaso.

Dime que soy una feminazi y una histérica, mientras sales a correr solo, vuelves a casa de noche, te vistes como te da la gana y no sientes miedo ni un solo día.

A %d blogueros les gusta esto: