Republica feminista

0

Se acerca el 8 de marzo, día internacional de la mujer, día que visibiliza la lucha de las mujeres por sus derechos. En nuestro país vivimos una reestructuración de la derecha española, aumentando el componente de ultraderecha; el régimen del 78 se recompone y lo hace en clave involucionista.

Organizar y construir la alternativa, iniciar un proceso constituyente desde el imaginario republicano es hoy una necesidad vital; un proceso constituyente que no sólo no puede dejar de lado al feminismo, sino que tendrá necesariamente que transversalizar el feminismo en todo su proceso.

Algunos apuntes sobre lo que sería una república feminista:

¿Que sería una república feminista? Partimos de la necesidad de enarbolar la bandera república no como un mero acto de reivindicación histórica, sino conectando el hilo tricolor con las reivindicaciones actuales.

La república feminista que creo que deberemos plantear es una república que recupere los derechos plenos de ciudadanía.

Más allá de los textos legales que reconocen la igualdad entre mujeres y hombres, el capitalismo y el patriarcado mantienen límites que impiden la consecución de la igualdad efectiva.

La república debe de ser un proyecto en construcción que permita la producción de espacios de poder paritarios, que generen en su ejecución políticas de igualdad eficaz, capaz de remover los obstáculos existentes a la hora de la consecución de la igualdad real.

La republica deberá impugnar la violencia económica, física y simbólica que se ejerce contra las mujeres.

Es cierto que la II Republica supuso un avance y un reconocimiento en la consideración de las mujeres como ciudadanas y sujetos de derecho, no debemos olvidar la respuesta feroz del golpe militar y la represión hacia las mujeres durante la guerra civil y después en la dictadura.

Es por ello por lo que la III república tiene que ser el camino para la consecución de esa igualdad entre mujeres y hombres.

Una república feminista laica, con la separación total entre el estado y las confesiones religiosas, las mujeres hemos vivido de manera atroz las consecuencias de la alianza de la iglesia con el estado, abolir la enseñanza religiosa en los centros públicos.

La paz como bandera de la republica feminista, lo que nos enseñó la segunda república, mujeres por la paz (desarrollar)

La educación como derecho y no como privilegio

Una república feminista deberá impugnar la reproducción sexual del trabajo, cuestionar el modelo de familia patriarcal. Un sistema que necesita mano de obra barata y precaria. Establecer criterios para resolver la división sexual del trabajo y la redistribución de los tiempos, con un objetivo: el buen vivir de las personas.

Para ello la república, deberá intervenir en algunas dimensiones del reparto del tiempo.

El reparto del tiempo remunerado, trabajar menos para trabajar todas, cuando el movimiento obrero a principios del siglo XX reivindica la jornada de 8 horas, 8 trabajo, 8 descanso y 8 ocio, lo hacía desde una visión tremendamente masculina, y que ocultaba la cantidad de horas que las mujeres destinaban y destinan a tareas domésticas y de cuidados. Racionalizar los horarios de trabajo que permitan la corresponsabilidad personal y familiar, al margen del tipo de familia.

Una república que contemple el derecho al tiempo de crianza y de cuidados. Permisos por nacimiento, excedencias de cuidados.

Una república que facilite el desarrollo del tiempo de nuestras vidas cotidianas en los lugares donde habitamos: Regular horarios de establecimientos comerciales, educación etc. es decir servicios y actividades compatibles con nuestras vidas.

Una república que sea capaz de transversalizar los cuidados y garantice el derecho a la vivienda como algo básico para ejercer el derecho colectivo al cuidado, formas de vivienda colectiva y con espacios comunes de gestión cotidiana.

Tiene que garantizar servicios universales, de calidad y gratuitos que es lo que universaliza los derechos, educación, sanidad todos incorporando la perspectiva feminista

Una república feminista internacionalista, una república feminista donde no existan cuerpos y vidas que valgan menos.

Una república feminista plural que visibiliza a las mujeres racializadas, a las empleadas de hogar a las Kellis-

Una república que incorpore todo el potencial movilizador y subversivo de la explosión del feminismo en los últimos años, que incluya lo que el neoliberalismo con su estrategia de exclusión produce en la vida de las más vulnerables.

Una república feminista que construya el camino de los cuidados y la reproducción de la vida no solo como una declaración de intenciones o una cuestión ética. El sistema estatal de cuidados como palanca que articula el eje político que identifica las grietas del sistema y que desde una visión crítica, señala los caminos de protección de lo público y lo común hacia el futuro de la sostenibilidad y la vida en el planeta.

Por: Yolanda Rodríguez – activista, feminista…

Artículo anteriorFiesta del XI Febrero Republicano. De la I a la III. La Carbonería (Sevilla)
Artículo siguienteLa hora de la República en RRR, especial #8M