¿Quiénes de vosotros habéis sentido miedo al volver a casa?

0

Son las cuatro de la mañana, vuelvo después de unas risas de fiesta con las amigas, la calle está vacía, ya veo el portal de mi casa, voy sacando la llave mirando hacia atrás y el móvil en la mano, el estómago se me encoge, he escuchado un ruido, acelero el paso. Meto la llave con la mano temblorosa en la cerradura, abro y entro, respiro…

Estoy a salvo.

¿Cuántas personas que me leéis habéis sufrido esta situación?

Lo sé, la inmensa mayoría mujeres. Eso es el miedo que nos genera el patriarcado, sólo por ser mujeres. Los hombres sabéis con certeza que no vais a acabar violados o asesinados por ser hombres. Por eso desde todos los organismos internacionales, estatales o locales se hacen leyes para protegernos a las mujeres, por el simple hecho de ser mujer. Cada 5 horas violan a una mujer en este país, 97 feminicidios en el pasado año y 6 en este recién estrenado.  Probablemente en estos momentos que lees esto lo están haciendo. Y esas son las que denuncian. Otras callan, por miedo a sentirse señaladas, indefensas y cuestionadas. A las mujeres siempre nos cuestionan, el “algo habrás hecho” lo tenemos integrado la sociedad en nuestros genes machistas. Y parémonos y pensemos. ¿Hay alguna causa para violar a una mujer? ¿Para decirle puta? ¿Para humillarla? ¿Golpearla? ¿Asesinarla? ¿Las mujeres nos lo buscamos?…

Las cifras de violaciones y asesinatos de mujeres en todo el mundo es terrible, sólo porque el sistema machista lo permite. Si te callas ante una agresión eres cómplice de ella. Si le buscas una causa también. Todos tenemos mujeres en nuestra familia que en algún momento de su vida van a sentir miedo por el hecho de ser mujer. Es hora de abrir los ojos y ponernos del lado de la justicia, no contribuyas al pulso y el chantaje que el fascismo machista quiere echar a la democracia. Es responsabilidad de toda la sociedad. Tú hombre, y tú mujer.

Artículo anteriorLa República arrasa en España
Artículo siguienteConcentración victimas por el robo de Bebés