Playa Girón: 60 años de gloria

53
0

“La importancia histórica del 19 de abril [de 1961] se sale de los marcos de nuestro propio país, porque ese día ciertamente el imperialismo yanqui recibió su primera gran derrota en América.”

Discurso de Fidel Castro en el Teatro Chaplin, 19 de abril de 1965.

Lo grita la canción por toda América:

llegó Fidel y liberó a la patria

de los dominadores extranjeros

sometidos al dólar y sus zarpas.

 

Llegó Fidel y devolvió alegría

a todo el continente que esperaba

la independencia para sus riquezas

todavía por gringos controladas.

 

La Sierra fue Maestra para el pueblo,

le enseñó a confirmar sus esperanzas

de derrotar a multinacionales

que con un dictador lo esclavizaban.

 

“Patria o muerte”, gritaban puño en alto

por las localidades liberadas:

fue la primera vez que los cubanos

sintieron que tenían una patria.

 

Llegó Fidel para cambiar la historia,

y América se supo rescatada

tan sólo con seguir como modelo

esa experiencia revolucionaria.

 

Pero allá en Wall Street los expulsados

acariciando el dólar conspiraban

para impedir que pueblos sometidos

siguieran la revolución cubana.

 

El Hitler Kennedy cumplió sumiso

sus instrucciones bien dictaminadas:

hay que invadir a sangre y fuego la isla

que habla de libertad como programa.

 

La CIA reclutó a los mercenarios,

les dio los uniformes y las armas,

y prometió entregarles 30 dólares

por cada campesino que mataran.

 

Los gusanos que habitan en estiércol

corrieron a atender esa llamada,

los caínes, los judas, los batistas

alimentados por la Casa Blanca.

 

Cuando ellos embarcaron en las naves

se marcharon de allí todas las ratas,

porque les daban asco los sicarios

ultrajadores de la raza humana.

 

Pero el pueblo cubano estaba atento

para salvar su libertad ganada

después de un siglo en guerras contra todos

los colonizadores de su patria.

 

Tenía pocas armas, aunque sobra

de fe para ganar esa batalla,

porque la dirigía el Comandante

con su experiencia revolucionaria.

 

Playa Girón se incorporó a los nombres

que evocan las victorias legendarias,

señal para los pueblos que combaten

la colonización de Gringolandia.

 

Playa Girón invoca ante la historia

la derrota del Kennedy Alimaña,

con él los dictadores en su nómina,

las Naciones Unidas y Castradas,

las multinacionales, los banqueros,

el Ku-Klux-Klan, los fabricantes de armas,

los misioneros del imperialismo

mandados desde Roma por el papa.

 

Playa Girón es el recuerdo heroico

de la que ha sido la mayor hazaña

firmada por las manos campesinas

sobre toda la tierra americana.

 

Arturo del Villar, poeta republicano.

Nota: el articulo es responsabilidad de su autor, a. Nosotros solo somos el medio que permite libremente expresarse a sus autores, as.

 

 

 

Artículo anteriorConversamos con Francisco Anguita de Jaén por la República
Artículo siguienteSintonía laica en RRR 22.04.2021