‘Parodia realista de la familia irreal’ por Arturo del Villar

17
0

Los borbones han tenido siempre un comportamiento tan irreal, a lo largo de los tres siglos que llevan disfrutando de los impuestos y presupuestos pagados por sus vasallos españoles, que se prestan fácilmente a la parodia. Por eso les dibujan tantas caricaturas, les cantan tantos trágalas y los imitan en tantas parodias, aunque siempre se quedan cortos ante la realidad de su realeza real.

Por citar un solo ejemplo, es insuperable la secuencia retratada el 1 de abril de 2018 ante la puerta de la catedral de Palma de Mallorca, en donde su majestad la reina católica y consorte Letizia quiso estrangular a su suegra la reina decrépita Sofía. Cuando alguien la vea en el futuro supondrá que es un montaje realizado por actores republicanos para desprestigiar a la monarquía. Pero no es así, porque los integrantes de la familia irreal se desprestigian ellos solos. Se aprovechan de estar en este país, el único del mundo en que se pueden tolerar tales escenas.

Por eso a los vasallos no nos hacen maldita la gracia las parodias realizadas por los actores sobre ellos. Todas las mamarrachadas que se les ocurra representar en un escenario se quedan cortas ante la realidad de su irrealidad (realidad de lo que hacen realmente, que es irreal para el comportamiento de la sociedad real en la que vivimos, ellos mucho mejor que nosotros, por supuesto).

En el programa “Polònia” de la cadena catalana TV3, hemos asistido el 12 de noviembre a la representación de una escena realista, protagonizada por unos actores que imitaban sin ningún esfuerzo a su majestad el rey católico Felipe VI nuestro señor, y a su hija y presunta heredera Leonor, triprincesa de Asturies, Girona y Viana, duquesa de Montblanc, condesa de Cervera, señora de Balaguer y dama de la Insigne Orden del Toisón de Oro, títulos obtenidos espermatozoidamente, que es la manera más sencilla y barata de obtenerlos, cuando se es hija de papá coronado, naturalmente.

El programa de “Polònia” es tan realista que no tiene gracia. Se titula “Leonor, el futuro de la monarquía”, y quiere escenificar la vida cotidiana en palacio, en un intento de explicarnos que es tan vulgar como la de cualquier familia real española. Empieza presentando a la triprincesa leyendo un libro. Aparece su padre, que lo coge para examinarlo, muy preocupado por la educación de su hija, y al ver que es el Lazarillo de Tormes comenta: “Ah, sí, de anónimo, éste es uno de mis autores favoritos”, con lo que la muchacha le hace notar su incultura, y él ordena a las cámaras que corten.

Después la triprincesa pregunta dónde hay un maletín para ir al colegio, y él le dice que lo busque en el armario. Cuando ella lo encuentra y lo abre  se observa que está lleno de billetes de euros, alguna de las comisiones del abuelito, y otra vez el rey vuelve a ordenar que se corte la escena.

A continuación la ingenua triprincesita pregunta al padre cómo nacen los niños, y él le cuenta la historieta de la semillita plantada por los papás en el vientre de las mamás, lo que da pie para que ella vuelva a preguntar si cuando el abuelo se va de putas se dedica a plantar árboles con ellas: nuevo corte censorial.

En la última secuencia se incorporan los famosos hijos de la infausta Elena, sobrinos de su majestad que por ello tienen tratamiento de excelentísimos señores con grandeza de España. Pobre España, qué pequeña está. Primero entra por la puerta Froilán borracho, con una botella a medio consumir, y después lo hace por la ventana Federica con traje de amazona, en solicitud de ayuda debido a que está siendo investigada por blanqueo de dinero, y pide que le guarden la yegua que le regaló el abuelito, comprada con los euros obtenidos de una comisión.

A finalizar una voz superpuesta dice que la triprincesa es la hija del que fue el heredero del trono más preparado, la superpreparada, a lo que Froilán añade: “Y si ella no os gusta yo soy el cuarto en la línea sucesoria.”

Y si la escena no sucedió exactamente así, debió de ser parecida, puesto que la familia irreal se comporta habitualmente de este modo. Arreglados estamos. ¡Socorro, Europa!

Arturo del Villar, presidente del  colectivo republicano tercer milenio.

Nota: el articulo es responsabilidad de su autor, a. Nosotros solo somos el medio que permite libremente expresarse a sus autores, as.

Artículo anteriorOs dejamos la nota de Prensa del PCE-EPK Navarra
Artículo siguienteTertulia – Debate ‘Memoria histórica’