Paredes invisibles

14
0

Estudios realizados con exconvictos sobre la base de su comportamiento una vez puestos en libertad, han revelado que éstos, paseando fuera del penal jamás cubren una distancia superior a la que les permitían desarrollar los límites del patio de la prisión donde cumplieron condena.
Es decir, que si el patio tenía una longitud de 300 metros de punta a punta, fuera del cautiverio, en un parque, una calle, etc, al alcanzar esos 300 metros, dejaban de caminar y se daban la vuelta en sentido contrario aunque ningún muro les impidiese seguir avanzando.
La prisión había dejado de existir, pero los hábitos adquiridos a lo largo de años habían levantado en ellos un muro psicológico que les impedía disfrutar de la infinitud que les brindaba el derecho a la libertad.

Así mismo, hay mujeres que han pasado tanto tiempo cumpliendo el papel que las sociedades patriarcales les han asignado, que son incapaces de pensar más allá de sus barreras mentales y ver que esas barreras educacionales no les pertenecen, ni son naturales, ni obedecen a lógica alguna.
Este tipo de mujeres son las peores enemigas del progreso de las de su género. Son las que abrazan actitudes machistas y misóginas que revierten sobre sí mismas, pero también sobre las que luchan por derribarlas en su justa aspiración a la igualdad.
Si convenimos que la educación es la cura contra el fanatismo, y que la diferencia entre el fanático y el ciego, es que el ciego sabe que no ve, corresponde a las mujeres, en primer lugar, invertir los papeles establecidos desde el mismo alumbramiento, para implicar a los hombres en la consecución de sus derechos y hacer un frente común contra las mujeres machistas.
Como muestra, un botón.

Matías Argumánez

Artículo anteriorVOX la lía en el día internacional contra la violencia de genero
Artículo siguienteLa hora de la República en RRR por UCR – 26.11.2019