¡Nuestros ancianos a los hornos crematorios!  por Carlos de Urabá

A %d blogueros les gusta esto: