Ni loco ni borracho: el Perico es así

10
0

Se preguntan los comentaristas políticos si el Perico Sánchez está loco o si acudió borracho a la entrevista en la cadena gringa CNN el 26 de setiembre, porque de otro modo no se explican que pudiera hacer estas afirmaciones disparatadas:

Es bueno que empecemos a recuperar esa España republicana, una España que defendió derechos y libertades que desgraciadamente fueron mancillados por la dictadura franquista, y que luego posteriormente fueron recuperados hace cuarenta años con la Constitución española y con la monarquía parlamentaria que representa el rey Felipe VI en la actualidad.

Ni loco ni borracho: el Perico es así, como tiene sobradamente demostrado, por ejemplo el 21 de abril de 2015 al afirmar que Antonio Machado había nacido en Soria, o exactamente dos meses después al presentarse en el Circo Price de Madrid delante de una bandera borbónica de 14 metros. Por esa falta de inteligencia  tiene que pagar a negros para que le escriban la tesis doctoral y los libros que después firma desvergonzadamente. Debido a que son negros de su misma categoría, ellos plagian a otros autores con total desfachatez. Pero cuando se descubre el tongo aquí no pasa nada.

La revista más seria editada ahora en el reino, El Jueves, inserta en su último número un montaje verdaderamente digno de elogio, porque se ve a nuestro señor el rey católico Felipe VI con su habitual cara de despiste, frente a un artilugio que se supone es una guillotina, en la que aparece cortada la cabeza descerebrada del Perico Sánchez, con esta información:

Felipe VI ejecuta a Pedro Sánchez al oírle decir que el rey representa los valores de la II República.

Es una lástima que se trate de un chiste nada más, porque de ser cierto nos evitaría muchos disgustos. Este caradurísima no cortada todavía usurpa el antes ilustre nombre del Partido Socialista Obrero Español fundado por Pablo Iglesias Posse, conocido cariñosamente por El Abuelo, como republicano, ateo y marxista. Ahora es una mafia que se dedicó a matar con los Grupos Antiterroristas de Liberación, a robar con empresas fantasmales como Filesa, y a entregar el reino a los Estados Bandidos de América mediante un referéndum amañado sobre la integración de España en la Organización Terrorista del Atlántico Norte (OTAN). Es verdad que eso no lo organizó el Perico Sánchez, pero lo aprobó y lo continúa.

Hasta el logotipo le han quitado al viejo PSOE, consistente en un libro,  tintero y plumas sobre un yunque, una alegoría de la identificación entre el trabajo manual y el intelectual, para adoptar una rosa regordeta del Partido Socialista Francés carente de significado. No queda ni siquiera un obrero en los actuales órganos directivos, que pudieran enseñar a los periodistas para justificar el nombre usurpado. El 14 de diciembre de 1988 los sindicatos obreros declararon una huelga general contra la política burguesa aplicada por el llamado Partido Socialista, lo que resultaría incomprensible si verdaderamente fuera socialista. Le llamamos Sociata despectivamente.

Pablo Iglesias El Abuelo fue el primer socialista que entró en el Congreso en 1910, gracias a la unión con los partidos republicanos, y en 1931 la conjunción republicano—socialista trajo la República a España. Ahora el secretario general de esa mafia que osa titularse PSOE afirma que el rey fascista representa los valores democráticos de la II República. Sería para reír si no resultara tan trágico. Y habrá quien vote a este zote. ¡Qué han hecho de este país! Yo me declaro apátrida, no acepto ni esta monarquía instaurada por el dictadorísimo genocida ni este socialismo degenerado que impide avanzar a la III República. ¿Queda algo de la España con honra? Solamente en algunos libros de historia. ¿Y del Abuelo? Ni el nombre siquiera.

Arturo del Villar, presidente del colectivo republicano tercer milenio.

 

 

Artículo anteriorEuropa Laica en Sintonía en RRR – 27.09.2019
Artículo siguienteConversamos con José Sarrión de su libro ‘Comunes al sol y el viento’