Miércoles, 23 de agosto. “Ernesto “Che” Guevara, un referente y un cuadro comunista”

13
0
La opinión por André Abeledo.

Ernesto “Che” Guevara, un referente y un cuadro
comunista
El asesinato del comandante Che Guevara a manos
del ejército boliviano, por órdenes de Barrientos un dictador que obedecía las
directrices de la CIA hizo pasar a nuestro comandante a la leyenda.
Ahora mismo en las redes sociales podemos ver
imágenes y comentarios recordando al guerrillero heroico, algo que por supuesto
debemos hacer para honrar a un camarada que entrego su vida a la lucha por la
justicia social y la emancipación de los pueblos del mundo.
Pero no podemos perder de vista que el Che fue
un verdadero revolucionario, un comunista consecuente, un hombre capaz de vivir
y morir dando ejemplo, el Che fue un cuadro comunista y un líder de la
revolución, no fue ni un romántico, ni un aventurero, ni un santo.
Ernesto Guevara se instruyó, teorizó y lo más
importante fue capaz de participar en la inmensa tarea de construir el
socialismo en Cuba.
El Che Ministro de Industria, el Che presidente
del Banco Nacional de Cuba, el Che comandante, el Che embajador de la
revolución cubana en el mundo, el Che ejemplo vivo de esfuerzo solidario e
internacionalismo.
Muchos jóvenes y no tan jóvenes llevan la camiseta
con la imagen del Che, pero me pregunto cuántos han leído su obra, cuantos se
han esforzado en conocer su vida y cuantos se esfuerzan cada día por seguir su
ejemplo.
Es necesario reivindicar la figura del
Comandante Guevara más allá del “merchandaisin”, es preciso exigir a
todo aquel que se dice comunista, Guevarista, o admirador del Che, que lo
estudie, porque no debemos elevarlo a los altares, el Che era un hombre, un
amigo, un hijo, un padre, no un ser de otro planeta, ni un santo, el Che era un
comunista que no pegaba tiros por diversión, hacia la revolución, lucho por un
ideal, lo dio todo, hasta la vida en el camino hacia el horizonte socialista.
Recuerdo con nostalgia aquel año 1997 en el que
tuve la oportunidad de visitar la tumba del Che y sus compañeros de guerrilla
en Santa Clara, tenía yo 23 años, para mí era el ejemplo de lo que yo quería
ser, era la guía de lo que debía ser un comunista, a día de hoy sigo pensando
lo mismo.
Reivindico la necesidad de conocer al Che, su biografía,
pero también y sobre todo su obra.
Debemos conocer la vida del Che Guevara, como
pensador, político, médico y luchador por la reivindicación de los pobres.
Nacido el 14 de junio de 1928 en Rosario,
Argentina, hijo de Ernesto Guevara y Celia de la Serna, el “Che”,
eligió un camino distinto al que muchos podrían imaginar para él dada su
privilegiada posición económica.
Pudo ser abogado, pero se interesó por la
medicina y por la política. La Guerra Civil española lo puso en contacto con la
realidad política y social del mundo y un recorrido de 4 mil 500 kilómetros por
las regiones más pobres de Argentina le abrió los ojos ante la desigualdad.
La medicina fue el puente para alcanzar lo que
sería su destino: hacer la revolución para lograr un cambio social en América
Latina. Pero el periodismo lo acompañó durante toda su vida, incluso durante
sus largos días de lucha en la Sierra Maestra, en Cuba.
Cultivó un gran amor por la literatura y la
poesía, de hecho, en sus labores como periodista para agencias de noticias, siempre
estuvo dispuesto a dejar apuntes de su realidad, no solo en lo político sino
también en los deportes y la cultura.
En sus numerosos viajes por América Latina
recogió los deseos de cambio y de justicia de los pueblos oprimidos. “Ese
vagar sin rumbo por nuestra Mayúscula América me ha cambiado más de lo que
creí”, relató en una de las crónicas posteriores a su segundo viaje.
El Che veía la injusticia. Era un marxista
autodidacta que luchó por el socialismo para reemplazar al capitalismo.
“El deber de todo revolucionario es hacer la revolución”. Es el ícono
de la izquierda en América Latina y el mundo, rechazó las injusticias y la
rebeldía ante un sistema que generaba y aún genera profundas desigualdades
sociales.
En 1955, durante un viaje a México conoció a
los hermanos Fidel y Raúl Castro y se enlistó como médico en la que sería la
expedición Granma, que llevaría a un grupo de guerrilleros a luchar contra el
régimen de Fulgencio Batista en Cuba.
Con ellos se enfrentó a la dictadura cubana y
al vencer, la Revolución le otorgó la nacionalidad cubana, permitiéndole
participar hasta 1965 en la organización del Estado cubano, promoviendo
importantes reformas políticas y sociales.
Pero la convicción de que la lucha armada era
eficaz lo llevó por países como el Congo y Bolivia donde apoyó los movimientos
insurreccionales con la idea de lograr lo mismo que había logrado en Cuba. 
El Che es un símbolo de la lucha armada contra
el imperialismo, esto se convirtió en su legado político por su influencia y
participación en los movimientos revolucionarios del mundo.
Adverso a las pretensiones imperialistas de
Estados Unidos, tomó del marxismo y del comunismo los elementos necesarios para
construir una identidad propia que tradujo en un movimiento fundamentado en la
tesis de que no era necesario esperar a que las condiciones sociales produjeran
una insurrección popular, sino que una pequeña guerrilla era suficiente para
crear las condiciones y desencadenar el alzamiento popular.

El Che fue capturado y ejecutado de manera
clandestina en Bolivia, por orden de la CIA, mientras impulsaba la instalación
de focos guerrilleros en el país suramericano el 9 de octubre de 1967. La
muerte no fue suficiente para acabar con el respeto y admiración por el líder
revolucionario y su papel en la historia.

Nota: La Opinión es un espacio de Radio Rebelde Republicana abierto y plural, en el cual una serie de colaboradoras/es dejan su opinión respecto algunos temas, que no siempre tienen por qué estar en la línea editorial de nuestra emisora.

Artículo anteriorMartes, 22 de agosto. “Barcelona: ¿ahora qué? por José Luis úriz
Artículo siguienteJueves, 24 de agosto. “81º Aniversario del inicio de la Guerra Civil Española”