Miércoles, 18 de abril. “En memoria de Ekai” por José Luis Úriz

Lunes, 16 de abril. “14 de abril, acto de la Junta Republicana de Izquierdas de Navarra”
16 de abril, 2018
Jueves, 19 de abril. “Entrevistamos a Ismael López Fauste, periodista, autor del libro “Escúpelo, crónica en negro sobre el porno en España”
19 de abril, 2018
Show all

Miércoles, 18 de abril. “En memoria de Ekai” por José Luis Úriz

La opinión por José Luis Úriz.

En memoria de Ekai

La noticia del suicidio de Ekai, un joven
transexual de Ondárroa, ha conmovido a la sociedad vasca y quizás también a la
española, haciendo visible de manera impactante el drama por el que atraviesan
miles de personas de este país (ponga aquí cada cual lo que crea conveniente).
Ellos, ellas y sus familias y allegados.
Ha muerto, o quizás debiéramos decir mejor ha
sido asesinado, por los prejuicios de una sociedad, de unos poderes públicos,
del sistema en su conjunto, que no le ha permitido ejercer su libertad a elegir
el sexo que crea conveniente.
Libertad, un concepto demasiado manido que
reclamamos a menudo de manera egoísta para defender nuestra parcela de ella,
pero que se la solemos negar a quienes no piensan, no aman, no viven como
nosotros consideramos se debe hacer.
¿Quién puede tener la potestad para frenar
que alguien en uso de su libre decisión, elija tener un sexo u otro? ¿Estábamos
legitimados para imponer a Ekai que fuera como había nacido, o como se sentía y
había decidido ser?
Libertad, precioso concepto definido por el
diccionario de la RAE como: “en los sistemas democráticos, derecho de valor
superior que asegura la libre determinación de las personas”. ¿En qué concepto
superior a este nos podíamos basar para obligar a Ekai a ser lo que no era, o
al menos lo que él no sentía que era?
Ayyyyy libertad, libertad, cuanto debemos
reflexionar sobre ti en los momentos actuales de la historia y qué poco lo
hacemos. O al menos no lo hacemos de manera altruista, generosa, amplia de
miras.
Ekai se ha quitado la vida harto de luchar
contra molinos de viento, no ha aguantado los obstáculos, las trabas, la
imposición, la hipocresía cruel de un sistema que debiera estar para
protegerle. Él que tenía fama de luchador ha tirado la toalla, pero esa bandera
que dejó en el suelo de su habitación justo en su último aliento, debemos
recogerla quienes entendemos la libertad de una manera amplia, sin cortapisas
ni limitaciones.
Abramos un debate social sobre un concepto
tan importante, llevemos a las escuelas, a las universidades, a las iglesias,
incluso a los bares y tertulias  ese
contraste de opiniones y hagamos que la muerte de Ekai no sea en vano.
Él tenía derecho a ser quien consideraba que
era, no ha podido, pero otros y otras también lo desean y es obligación de
quienes nos consideramos “normales” (terrible palabra hablando de estos temas) y
al mismo tiempo demócrata, de apoyarles, animarles, solidarizarnos con ellas y
ellos, que no se sientan solos en su lucha. En definitiva poner en práctica
otro valor a la baja, la solidaridad.
Libertad, preciosa palabra, bello concepto
que nos cuestiona en cada instante. Libertad de Ekai, pero también libertad de
las miles de jóvenes que según los últimos estudios sufren el maltrato de sus
parejas.
En los últimos años se ha incrementado un 25
% las denuncias en esa franja de edad de la adolescencia y probablemente sólo
estemos viendo la punta del iceberg. Nos debe preocupar y asustar este dato
demoledor, porque indica que no sólo no estamos avanzando sino que retrocedemos.
Jóvenes que están siendo coartadas en su
libertad para relacionarse, para actuar, o desarrollarse como personas libres,
por parejas cuyo machismo sigue alcanzando, incluso superando, las cotas de sus
mayores.
Libertad, oh libertad, cuanto te nombramos y
qué poco te ponemos en práctica. Libertad, de pensar, de actuar, de ser,
incluso por encima de las normas establecidas como “habituales”, con el único
límite de no dañar la del “otro”.
Libertad divino tesoro en peligro.
Simplemente echando una rápida ojeada a la prensa de hoy, se puede observar
cuantas noticias están referidas a la vulneración de ese valor vital para poder
vivir.
Hablemos sí, debatamos, contrastemos
opiniones y aportemos soluciones, porque una sociedad que permite muertes como
las de Ekai, el sufrimiento de adolescentes, la vulneración sistemática de la
libertad, es una sociedad enferma, en una profunda crisis de valores.
Nota: La Opinión es un espacio de Radio
Rebelde Republicana abierto y plural, en el cual una serie de colaboradoras/es
dejan su opinión respecto algunos temas, que no siempre tienen por qué estar en
la línea editorial de nuestra emisora.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: