Mary Wollstonecraft Shelley y Frankenstein

0

Fue en ese viajo cuando empezó a plantear lo que sería su principal novela Frankenstein, pues se encontró un castillo con ese nombre, que se encontraba cerca de Holanda y si seguimos su leyenda, estaba habitado por el alquimista Konrad Dippel, obsesionado por hallar la fórmula para curar la muerte

En la introducción de Frankenstein, del año 1831, ella escribió: “Imaginé este libro allí. Fue bajo los árboles que rodean la casa, o en las desiertas laderas de las montañas cercanas, donde tuvieron lugar mis primeras ideas genuinas y los primeros vuelos de mi imaginación”.

Artículo anteriorPolítica Miente por Marco Kennedy #PolíticaMiente01
Artículo siguiente50.000 concentrados-50.000 borregos