Lunes 9 enero, “La Opinión: La ignorancia, como arma política conservadora”

10
0

Lunes 9 enero, a las 14:30 h. y R a las 19:30 h, La Opinión: La
ignorancia, como arma política conservadora
por Edmundo Fayanas – Profesor de historia y escritor.

Empezaré con una frase de Emma Goldman que
dice “el elemento más violento en la
sociedad es la ignorancia”
Desde hace algunos años, nos vienen
martilleando de forma constante, que tenemos las generaciones más preparadas de
la historia de nuestro país. Siempre he
cuestionado esta afirmación tan rotunda, pues cuando menos a mí me resulta
dudosa sino falsa.
Edmundo Fayanas
Hace unos años, la consejera de Educación de
Madrid, Lucia Figar, miembro del gobierno ultraliberal de Esperanza Aguirre,
propuso cambiar el nombre de la Consejería de Educación por la de Consejería de
Instrucción.  A muchos les parecería una
tontería, pero no lo es.   Ya entonces
como profesor, me llevó a reflexionar sobre dos conceptos: instrucción y educación.   Esto me llevó a pensar sobre mi papel en el
sistema educativo, llegando a la conclusión para mi sorpresa, que era un
instructor más y muy poco educador.
Esto me hace recordar una frase de John
Lennon, que dice: “Cuando yo tenía cinco
años, mi madre me decía que la felicidad es la clave de la vida. Cuando fui a la escuela, me preguntaron que
quería ser cuando ya fuera mayor. Yo
respondí “feliz”. Me dijeron que no entendía
la pregunta y yo les respondí, ustedes no entienden la vida”
.

Si analizamos los últimos años a nivel “educativo” cada vez vemos más aspectos
que nos llevan a un mundo y modelo absolutamente acrítico y de una ignorancia
llamada pasiva.
El proyecto Bolonia realizado siguiendo las
instrucciones de la neoliberal Unión Europea, supone un retroceso histórico en
el mundo de la universidad.   Da un paso
en la mercantilización del pensamiento. Según esto, la educación debe estar al
servicio de la empresa, con la finalidad 
de conseguir los mejores técnicos, para que estas tengan el máximo
beneficio.
El concepto de “sabio al estilo antiguo” ha desaparecido de nuestras universidades
y ya es imposible encontrarlo. Veremos ingenieros que hacen los mejores
rotores, palas, ordenadores, tornillos……., pero fuera del aspecto técnico ha
dejado  un hueco enorme en la formación
humanística y no les han dado las herramientas necesarias para tener una visión
del mundo.   Es decir, han convertido a
nuestros hombres/mujeres en un microcosmos técnico, mientras que deben olvidarse
de la globalidad del mundo y del conocimiento humanístico.   Nuestras universidades se han convertido en
instrucción pura y dura. Nada de educación en sus aspectos críticos donde se
pueda cuestionar todo.
La globalidad del conocimiento solo debe ser
dominada por las pequeñas élites propietarias de los medios de producción y de las
financieras, que son “los que nos guiarán
hacia un mundo mejor”
.
Yo me niego a esto.
Como vemos, poco a poco van laminando aquellos
aspectos educativos que puedan dar herramientas que desarrollen el pensamiento
crítico, filosofía, música, arte, historia (salvo que sea la oficial)….  Recientemente se ha planteado la disolución
de alguna facultad de Filosofía y Letras por no ser rentable económicamente.
¿Desde
cuándo el pensamiento y la crítica han sido rentables económicamente?
Nunca lo han sido ni
lo serán. Estas élites dirigentes pretender gobernar
nuestras vidas con el conocimiento que poseen de nosotros a través de las redes
sociales, nuestros gastos, aficiones, incluso nuestras miserias, sin ser
nosotros plenamente conscientes de ello.
No hay aspecto de nuestra vida que no esté
regulado por ellos. Todo lo que vemos en prensa, radio, tv…., provienen de
solamente tres agencias internacionales, que son las que nos dicen que noticias
deben ser conocidas y cuáles no: Todas ellas en manos de magnates, y sus
intereses pasan por obtener el máximo beneficio pero sobre todo el dominio de
lo que como hombres debemos conocer.
Además, utilizan la técnica del aluvión de noticias,
de forma que, cuando cuentan una  ya
tienen otra preparada para así de esta forma no dar tiempo de reflexionar, ni
criticar, así vivimos en un mundo estresado por la velocidad y la acrítica.
Incluso nuestros espacios de ocio, cine,
música y literatura nos dicen continuamente lo que debemos ver y leer. Lo que
no quieren que veamos  lo ocultan o
simplemente lo anulan, no vaya a ser que pensemos demasiado.
Aquí en nuestro país, el santa santorum de lo
que debemos leer y ver son los culturales de El País y el ABC……., que
promocionan que autores leer, por medio de los grandes premios. Es decir, nos
guían en leer aquello que les interesa y además ganando muchísimo dinero.   De ahí, que estos culturales funcionen como “cuadras” al servicio exclusivo de las élites, al que día a día rinden pleitesía.
Como sabemos el término “educación” significa preparar para una vida libre y crítica, pero
está desapareciendo, para convertirnos a los profesores en meros instructores,
al servicio de las elites que nos llevarán a la nirvana. Vienen a
decirnos,  que debemos disfrutar de lo
mucho que nos dan diariamente y no debemos preocuparnos de más cosas pues ellos
ya pensarán por nosotros, pues si pensamos no tendremos tiempo de ser felices.
Como dice Mahatma Gandhi “Mucha gente, especialmente el ignorante, desea castigarte por decirle
la verdad, por ser correcto, por ser tú. Nunca te disculpes por ser correcto, o
por estar años por delante de tu tiempo
.

Si
estás en lo cierto y lo sabes, que hable tu razón. Incluso si eres minoría de
uno sólo, la verdad sigue, sigue siendo verdad”
.

Me niego a no pensar, a ser yo mismo, a ser
acrítico. Reniego a esa felicidad otorgada por los dirigentes, pues quiero mi
propia felicidad y mi libertad.   Quiero
educar que es para lo que he nacido, pero no solo instruir. La educación es
algo más elevado y sublime que la pura instrucción. Pensemos y seamos
críticos. La educación es el arma más
poderosa que tienes la humanidad, por eso la están destruyendo por un simulador
instructor. Viva el pensamiento libre.
Poema de Osler Detourniel
Perdigones
de ideas agrietadas
de notas disonantes en pentagrama
vuelven a la razón equivocada,
haciendo de la ignorancia su drama
Con
rumbo sin certeza
de dudas y vacíos,
se exalta a la torpeza,
en su estado agudo y sombrío
Donde
el pensamiento se adormece
en la densa oscuridad del sin saber,
que todo desconoce y nada esclarece
por falta de conocimiento en su haber
Penumbras
que enceguecen
embargan al buen criterio,
del ignorante que perece
sumergido en el misterio

Que
ve en el todo un abismo
con el perplejo de su ignorancia,
incapaz de conocerse asimismo
vive en su tranquila instancia.
Artículo anteriorViernes 6 enero, “La Opinión, Un mundo al borde del precipicio”
Artículo siguienteLunes 9 enero, a las 13:00 h, “Contexto3R”