Lunes 16 enero, “La Opinión: El Federalismo, modelo de la izquierda transformadora”

12
0
Lunes 16 enero, a las 14:30 h. y R  las 19:30 h., La Opinón: El Federalismo,  modelo de la izquierda transformadora por Francisco Jiménez, miembro del PCE/EPK.


Francisco Jiménez
La Constitución del 78 se realizó bajo el
ruido de sables e intentó resolver con el Estado de las autonomías el problema
de las naciones y de la descentralización  sin molestar en exceso a los poderes fácticos.
Pero esa solución hace ya mucho tiempo que hace aguas. Por un lado se acelera
el independentismo en Cataluña  tras la anulación de la Reforma del Estatuto por el Tribunal Constitucional. Por
otro lado ha habido, fundamentalmente con los gobiernos del PP, un intento
centralizador a través de leyes que han recortado las competencias. Además las
fórmulas de asignación económica a las autonomías son insatisfactorias para una
parte importante de ellas, lo que en parte ocurre por la ausencia de
indicadores objetivos.
Para la clase trabajadora es importante tener un modelo
que permita conjugar el objetivo fundamental de la superación del capitalismo y
el avance hacia el socialismo y la necesaria unidad de los trabajadores, con el
libre desarrollo de las raíces culturales y lingüísticas que han configurado el
hecho nacional. Y que permita  la
consecución de cotas de autogobierno que alcancen los límites que los
ciudadanos decidan,  sin exclusiones,
violencia o coacción alguna, y de forma democrática. Las burguesías catalanas y
vascas han jugado siempre al victimismo planteando la falta de recursos. Pero hemos
visto en Cataluña como el  partido de esa
misma burguesía eliminaba el impuesto del patrimonio, a la vez que reclamaba
más recursos. También vemos como esos partidos nacionalistas , que se indignan
y con razón por el continuo intento centralizador del Estado, no se oponen a
las políticas de austericidio y al  control de la soberanía económica que viene de
la troika (UE FMI y BCE) . Por el contrario siempre enarbolan la bandera contra
el Estado ( curiosamente nunca le llaman Estado sino Madrid)
La propuesta de la
izquierda transformadora es el federalismo. Se parte del acuerdo de las distintas nacionalidades o regiones que conformen
el Estado Federal, siempre con la libre adhesión, dejando al estado central las
herramientas necesarias para garantizar la cohesión social solidaria, la
igualdad ante la ley y la redistribución de recursos entre los territorios. Se
trata de articular en un proyecto común las distintas naciones, respetando las
peculiaridades de cada una, otorgadas por su herencia histórica, sin menoscabo
de la solidaridad. El Estado Federal trae consigo la desactivación de los
problemas nacionales de los que se valen las distintas burguesías para hacer
valer sus intereses
Son características
fundamentales del federalismo:
1-     El
proceso se realiza de abajo arriba. Es un acuerdo entre las partes federadas
para ceder competencias al estado central, y no al contrario. Tienen además que
definir en ese acuerdo constitucional las competencias de los municipios
2-     La descentralización debe hacerse con el
principio de subsidiariedad,  que
significa que sea la Administración más cercana a los ciudadanos la que realice
los servicios que inciden en sus condiciones de vida.
3-    Los derechos
exigibles de los ciudadanos: voto, seguridad social pública, educación pública,
trabajo etc. deben ser controlados y garantizados por el Estado Federal
4-    Hay que garantizar la
transparencia de las balanzas fiscales y las relaciones económicas de las
federaciones entre ellas y el estado federal
5-     La solidaridad interregional no puede basarse
en los subsidios, que muchas veces llevan a la corrupción .Debe realizarse una
política económica que permita desarrollar las regiones más subdesarrolladas y la
eliminación de la pobreza también en las zonas más ricas
6-     La asignación de recursos económicos a
municipios, federaciones y Estado Federal debe realizarse en función de las
competencias, así como los recursos que vayan a la solidaridad interregional.
7-     El derecho
a la autodeterminación se debería recoger en la correspondiente reforma
constitucional con la concreción de quienes sean los titulares para la
iniciativa de su ejercicio. El sujeto colectivo del ejercicio de ese derecho ha
de ser el conjunto de la población residente de forma estable en el ámbito
territorial de la Comunidad en la que esa demanda se solicite cuando así lo
decida democráticamente. En el derecho de autodeterminación el sujeto del
derecho no ha de restringirse ni a los Estados ni a determinados pueblos a los
que se reservaría el calificativo de naciones.
Ahora bien somos conscientes de que este proyecto tiene
unas dificultades innegables. En primer lugar hoy la soberanía económica de
todo el Estado está secuestrada por una Unión Europea basada en tratados neoliberales,
que han llevado a realizar el artículo 135 de la Constitución , por el cual lo
primero que hay que pagar es  la deuda a
los bancos. Por lo tanto para tener recursos suficientes, para hacer que los
derechos sociales y económicos, incluido el trabajo,  sean exigibles, hay que acabar con el artículo
135 y negarse a pagar la deuda ilegítima. Es decir aquella que proviene de las
ganancias financieras  especulativas  de los bancos.
En segundo lugar estos cambios solo pueden hacerse con un
Proceso Constituyente. Son reformas de tal calado que implican acabar con
siglos de centralismo, y dominio de las oligarquías y por lo tanto con la Institución que lo garantiza: la
Monarquía.
En tercer lugar un Estado que pretenda hacer políticas
económicas para el desarrollo económico sostenible federal, debe contar sus con
los sectores estratégicos del país: banca, electricidad, transportes etc.
Pero en política para cambiar las cosas es imprescindible
definir las alternativas y  ponerlas como
objetivo.  Porque si la clase trabajadora
debe avanzar hacia el socialismo hay que definir cuál va a ser la política de
estado. La burguesía nacionalista española tiene claro que para sus objetivos
lo mejor es el centralismo y la uniformidad. Y si no puede se intenta  hacer una nueva transición con posturas
reformistas,  cambiando algo para que
nada cambie. En éste sector estaría el PSOE , hoy cada vez más cercano a la
gran coalición con el PP, y proclive a un federalismo que sería un maquillaje
del Estado de las Autonomías. En otra alternativa  las  burguesías nacionalistas que hasta hace poco
han sido las muletas interesadas del bipartidismo  apoyando al PP y/o al  PSOE  a
cambio de ciertas prebendas. Hoy la catalana   apuesta
por la independencia. Pero en ninguno de estos casos se pone en cuestión la
pérdida de la soberanía que se tiene con la Unión Europea, portavoz de los
mercados financieros.
También está la postura de algunas izquierdas
nacionalistas, que ponen la independencia como primer objetivo aliándose con
sus burguesías, añadiendo que por esa vía se puede llegar al socialismo.Tienen
dos dificultades según mi criterio; en primer lugar que es muy difícil lograr
la independencia, o al menos un referéndum de autodeterminación sin que el
conjunto de la izquierda transformadora haya tomado el poder a nivel estatal. Mi
opinión que hasta ese momento se podría caminar juntos como ya se hace en
Galicia. Y aún imaginando que se pueda llegar a la independencia, el avance en ese pequeño país hacia el
socialismo. estaría impedido por la hegemonía de la burguesía independentista,
y al ser un país pequeño, aún sería mayor el  control de  los mercados financieros.

Por ello creemos que el federalismo permite mejor la
unión de los trabajadores/as , garantiza centrarse en lo que de verdad interesa
a la ciudadanía como son los derechos y el trabajo. Permite el derecho a la
lengua y a la cultura de cada nación, la autodeterminación, y una convivencia
pacífica que evite la confrontación entre Federaciones. Permite seguir  viviendo juntos y juntas como se ha hecho
durante siglos. Y además será mucho mayor el autogobierno que quedaría
garantizado por la Constitución frente a intentos centralistas.
Artículo anteriorSábado 14 enero, vuelve “La otra voz” informativo alternativo
Artículo siguienteLunes 16 enero, “Análisis Internacional”