Lunes, 16 de abril. “Las sanciones contra Venezuela, síntomas de la crisis del dólar”

16
0

Las sanciones contra Venezuela, síntomas de la crisis del dólar como divisa hegemónica y de la crisis de la arquitectura financiera global, y un ataque al nacimiento de unas finanzas alternativas mundiales.
Las mal llamadas sanciones contra Venezuela,
no son más que un embargo contra sectores estratégicos de la economía
venezolana, siendo esta una medida de índole principalmente política, pero que
busca desestabilizar y socavar un país calificado como “hostil”.
Las
elecciones a la presidencia del gobierno de Venezuela, fueron convocadas una
coyuntura en la que la oposición se encuentra dividida por sus luchas de poder
y su antiguo bloque político, la MUD o Mesa de la Unidad Democrática,
desintegrado, por lo que las diversas fuerzas que la componen se encuentran sin
ninguna opción frente al oficialismo. Antes reclamaban elecciones, una vez
convocadas, declaran fraude. Es ante este escenario donde las grandes potencias
colonialistas, como lo son Europa y los EUA, y especialmente el último país,
toman las riendas de la disputa y preparan el escenario de intervención, algo
reconocido por el director de la CIA y empresario vinculado al sector
energético, Mike Pompeo. Según una conferencia dada en enero de este mismo año
por Pompeo, la agencia de inteligencia, preparó dos informes para la
administración Trump, informes sobre el estatus actual de la Fuerza Armada
Nacional Bolivariana (FANB) y su relación con el poder ejecutivo, de igual forma
se elaboró un mosaico sobre los puntos débiles en la deuda externa en cuanto a
tiempos y capacidad de pago del país, en busca de una mayor efectividad que se
traduciría no sólo en forzar una situación de déficit, sino distorsionar el
esquema de comercio internacional de Venezuela en productos básicos como
alimentos y medicinas, un ataque directo al pueblo más allá del gobierno, por
apoyar la paz y estabilidad política en el marco de lo que indica la constitución
venezolana. Según Pompeo, la segunda o tercera batería de sanciones obedece a las
recomendaciones de la CIA, recomendaciones que llevaron a que Trump firmara el
decreto que impone un bloqueo financiero a Venezuela, embargos petroleros y
sabotajes de compras de bienes y servicios necesarios para el normal
desenvolvimiento de la vida económica en el país. Fue específico en que una
amenaza emergente a la seguridad estadounidense son los “riesgos políticos
en América Latina”, por lo que la CIA “trabaja diligentemente para
resolver los problemas en Venezuela”. Anteriormente, en julio de 2017
Pompeo mostró las verdaderas intenciones de la agencia de seguridad de los
Estados Unidos -normalmente coincidentes con los pensamientos gobierno-  en el Foro de Seguridad del Aspen Institute,
diciendo que la CIA trabajaba coordinadamente con los gobiernos de México y
Colombia para un cambio de régimen en Venezuela. Este pasado febrero, un alto
funcionario identificado como “Oficial del Estado Mayor” del Departamento de
Estado de los EEUU, a través de una videoconferencia, respondiendo a una
periodista que preguntaba sobre la efectividad de las sanciones, decía que
“La campaña de presión está funcionando. Las sanciones financieras que
hemos impuesto al Gobierno venezolano lo han obligado a comenzar a caer en
default, (…). Y lo que estamos viendo (…) es un colapso económico total en Venezuela.
Entonces nuestra política funciona, nuestra estrategia funciona (…)”. La
declaración un crimen brutal. Mientras tanto, el Congreso de EEUU ya aprobó en
su cámara baja un proyecto de ley de “asistencia humanitaria” a
Venezuela, que obliga a la diplomacia estadounidense a buscar en el Consejo de
Seguridad de la ONU las medidas coercitivas que permitan hacer llegar esa
“ayuda” bajo mecanismos militares y privados. La resistencia que
generó las palabras de Trump sobre que no descartaba la “opción
militar” en Venezuela, suena distinto si la “alternativa” es una
intervención para supuestamente proteger/salvar una nación colapsada o la
apertura de “corredores humanitarios” por países fronterizos, con
fines de balcanización. En ese cambio de sentido está trabajando la CIA y el
Congreso, ante lo cual el Departamento de Estado y su “jefe” bajan la
cabeza. Mientras tanto, por otro lado, hemos visto una campaña sistemática en
los medios de comunicación -quienes son propiedad principalmente de las grandes
multinacionales estadounidenses- contra Venezuela, en el que constantemente se
hacía referencia a la situación de déficit o la “crisis humanitaria” y se daba
a entender, la necesidad de intervenir, y es ahí donde se nos presentan a los
EEUU, un país injerencista por excelencia que se presenta como garante de la
libertad y la democracia, pero como se puede ver, no de los derechos humanos.
EEUU
reconoció una obviedad, pero que suena distinta cuando emana de la boca del
poder: las sanciones impuestas contra Venezuela no tenían como objetivo
“restaurar la democracia”, sino el colapso financiero y económico del
país para enfilar una situación de caos perpetuo que pudiera abrir una salida
militar. La privación de alimentos y medicinas, el boicot del dólar paralelo y
el bloqueo financiero, son pasos previos y reconocen sus ejecutores que van por
buen camino. Ya el tiempo de ocultar las agendas pasó.
Nos
preguntaremos el porqué de estos ataques. Por supuesto, que algunas de las
razones son apoderarse de las riquezas que posee Venezuela, tales como
diamantes, gas, bauxita, torio, oro, además del petróleo. Pero este no es su
único objetivo, sino detener la posibilidad de creación de un sistema de
finanzas alternativo a nivel mundial desligado del dólar. En la actualidad, la
divisa dominante es el dólar, moneda que se debe comprar a los Estado Unidos, y
que encarece cualquier transacción internacional. Hay que tener en cuenta que,
ese dominio no es sólo monetario, la dolarización se deja ver también en el dominio
de las rutas comerciales por parte de aliados de EEUU, no hay ruta de barcos ni
puertos importantes que no sean gestionados de una u otra manera por los EEUU,
además también están los medios de pago internacionales, como el SWIFT,
manejado por las principales corporaciones financieras dominantes. Cabe decir,
que el dólar, es una moneda que vale lo que vale porque hay acuerdos políticos
que lo dictan, pero no porque esté respaldada en algo real. El dólar ni
siquiera se podría decir que es fiducial (que hace referencia al valor de otra
cosa) sino que es fiat (basado plenamente en la confianza y nada más).
Para
eludir el cuasi monopolio del dólar, además del bloqueo que sufre por parte de
EUA, el gobierno venezolano, ha lanzado el Petro, una moneda virtual o
criptomoneda, medio digital de intercambio, basada en las riquezas petrolíferas
que el país posee. Se han tratado de lanzar algunos argumentos en su contra. El
primero de ellos, hace referencia diciendo que el Estado venezolano, al ser el
creador de esta moneda podría usarla en su propio beneficio, manipulando su uso
y haciendo trampas. Esto no es posible gracias, a las cadenas de bloques
(blockchain en inglés), también conocida como libro de contabilidad
distribuido (distributed ledger)
, es una base de datos distribuida que
registra bloques de información y los entrelaza para facilitar la recuperación
de la información y la verificación de que ésta no ha sido cambiada. Los
bloques de información se enlazan mediante apuntadores hash que conectan el
bloque actual con el anterior y así sucesivamente hasta llegar al bloque
génesis
. La cadena de bloques es proporcionada por la Fundación Nuevo
Movimiento Económico (New Economic Movement). A pesar de que NEM es una Cadena
de Bloques que se encuentra en una etapa de madurez temprana, ésta cuenta con
numerosas ventajas técnicas, donde sobresale por la posibilidad de desarrollar aplicaciones
rápidamente y además supera las capacidades de la Cadena de Bloques de Ethereum
con un sistema de contratos inteligentes ya probado. Por otro lado, hay que
destacar algunas decisiones tomadas entorno al Petro. La Superintendencia de
los Criptoactivos de Venezuela (SUPCAVEN), La SUPCAVEN generará un sistema de
consulta permanente a través de la cadena de bloques donde todos los
participantes pueden emitir votos para determinar el destino del criptoactivo.
Este mecanismo ya ha sido probado con éxito en otras experiencias y constituye
la manera más democrática de tomar decisiones y evitar que el ecosistema pueda
ser “secuestrado” por algún grupo con mucha capacidad de compra o con
muchos nodos, que haciendo mayoría artificial se adueñen de la toma de
decisiones. Además, parte de lo recaudado, se invertirá en la infraestructura
nacional para hacer transversal el uso del Petro dentro del país, así como en
esfuerzos para informar a la colectividad de su uso y la implementación de
aplicaciones que faciliten su adopción. También, aunque un grupo de
inversionistas quiera comprar una gran cantidad de Petros para especular con su
precio, hay que destacar que la SUPCAVEN mantendrá bajo su resguardo 17
millones 600 mil Petros, lo que posiblemente es una estrategia para evitar que
grupos de especuladores se adueñen de un porcentaje importante de Petros para
hacer guerra de precios a través de operaciones amañadas.
El
diario The New York Times, pretende utilizar el dogma de la descentralización
de las criptomonedas para desprestigiar el funcionamiento del Petro. La
utilización de falacias es un recurso de los medios de desinformación y
propaganda al servicio de EEUU. Primero: que el Petro surja como una propuesta
desde el Estado mismo no lo hace centralizado, a fin de cuentas, será una
criptomoneda que funcionará con su propia cadena de bloques distribuida y
validada por “Prueba de Participación” como muchas criptomonedas en
la actualidad. Segundo: nadie puede alterar la cadena de bloques, ni el mismo
Estado, y existen todas las garantías de auditoría de las operaciones en
registros de dominio público, tal como sucede con todas las criptomonedas.
En
el Libro Blanco del Petro describe un fenómeno llamado “doble gasto”,
del lado de los bancos, y sólo se ha agravado desde que las operaciones con
dinero se hacen digitalmente. El dinero en digital podría figurar en varios
balances a la vez. Cuando un banco recibe un depósito para la cuenta de un
cliente, el cliente sólo lo verá como un número en la computadora o en un
cajero, pero de cara al banco ellos ven una posibilidad de prestarle plata a
otro cliente o invertir ese dinero en algún producto financiero sin que deje de
aparecer en la cuenta del cliente; los bancos usan los ahorros de las personas
para muchas actividades que les generan ganancias sin su expreso permiso. Si
luego nosotros sacamos el dinero de nuestra cuenta, técnicamente el banco lo
habría gastado dos veces.
Con
las criptomonedas y criptoactivos eso no es posible porque cada operación es
única y no es manejada desde un ente centralizado. No es posible que un tercero
-porque no existe tal tercero- emita préstamos a una persona desconocida usando
el dinero que tienes guardado en la “cartera”, todo el control sobre
el valor está en las manos del dueño de esos criptoactivos, como también está
en manos del dueño de la cartera la seguridad de la misma.
Otro
aspecto fuerte del Petro frente al dólar: tiene la capacidad de ser cambiado
por el valor de un barril de petróleo. Aparte existe una cantidad finita de
Petros y no está contemplado ni permitido que se hagan más emisiones usando el
bloque Ayacucho de la Faja petrolífera del Orinoco como respaldo, entonces sólo
hay 100 millones de Petros. Además, el Petro podrá ser comprado en cualquier
divisa con libre convertibilidad e incluso criptomonedas.
Al
respecto de todo esto, Maduro ordenó que las empresas básicas nacionales,
encargadas de la gran mayoría de las actividades que generan entradas de
divisas, deberán incluir al Petro en sus carteras para comenzar a recibirlos
como forma de pago por sus productos. Esto refuerza el compromiso hecho
anteriormente de aceptar el Petro a cambio de crudo nacional, ahora ampliando la
apuesta con una oferta diversificada de materias primas y procesadas que podrán
ser adquiridas internacionalmente con el criptoactivo nacional. Tendrá
circulación interna como medio de pago, y el Estado se ha comprometido a
aceptarlo en el pago de impuestos dentro del país para incentivar su uso en las
actividades comerciales regulares. Así mismo, frente a la realidad del
contrabando fronterizo de gasolina y dada la dependencia de las ciudades
limítrofes de Colombia y Brasil del combustible venezolano, el presidente dejó
clara la intención de usar exclusivamente el Petro para la compra de
combustible en las bombas surtidoras que se encuentren cerca de la frontera.
Hizo referencia a los altos costos que tiene la gasolina en Colombia, donde
recientemente se realizó otro aumento, dejando ver que está consciente de lo
que significaría cerrar completamente el flujo de combustible hacia Colombia
para ambos lados de la frontera, pero al mismo tiempo le da una salida que
favorecerá tanto al Estado venezolano como a PDVSA. Comentan que, actualmente,
incluso compañías privadas usan la tecnología subyacente en las criptomonedas
para muchas operaciones de comercio, aun cuando siguen usando monedas
tradicionales. De esta forma se “saltan” la necesidad de usar
intermediarios, abaratan costos, no recurren a instrumentos de pago como SWIFT
y además llevan sus registros fuera del sistema tradicional. Esas capacidades
que ya están en uso por parte de empresas privadas transnacionales son muy
atractivas,
La
creación del Petro, ha abierto brecha en la historia, por varias razones. En
ese mismo sentido, recientemente la calificadora china Dagong International
Credit Rating Group hizo público un comunicado donde detalla los beneficios que
podría acarrear el Petro para el ecosistema mundial del comercio con energía,
calificando de innovadora la posibilidad de crear crédito a partir de recursos
minerales y ya no con monedas “fiat” o sin respaldo. Aunque pueda
parecer un detalle pequeño, esta declaración vaticina un nuevo patrón para la
economía mundial, uno donde existirá más soberanía sobre los recursos
estratégicos de cada nación y con un techo basado en los mismos.
También
cabe preguntarse si está sucediendo una desdolarización del petróleo. El Estado
venezolano ha hecho un compromiso de aceptar el Petro como forma de pago por el
petróleo. Siendo Venezuela uno de los principales productores de petróleo, esto
es más que suficiente para generar expectativas y una gran demanda de Petros.
En este plan de desdolarización del petróleo también participan China, Rusia,
Irán y de forma parcial algunos otros países del Medio Oriente. Esto va a ser
clave para el mercado petrolero en 2018, dado que los principales índices
financieros de EEUU ya comienzan a tener síntomas de inestabilidad. En la actualidad,
aun cuando no se puede decir que ha muerto el dólar, ya tiene sus heridas, que
se pueden profundizar si los pronósticos de otra crisis financiera en los EEUU
son acertados. Además, ya hay alternativas para comerciar energía en otras
divisas como el Petro y el yuan, o el petro-yuan. A todo esto, hay que sumar
que Países como Rusia y China, ya no aceptan dólares en muchas de sus
transacciones comerciales y financieras. En conjunto con Rusia, ya China vende
y compra mercancías y materias primas en sus respectivas monedas soberanas.  Rusia, especialmente, en muchos cobros sólo
acepta el oro como moneda de cambio, de hecho, ya son dos de los países con
mayores reservas de oro a nivel mundial, lo que, frente a una caída del dólar,
asegura el valor de sus economías. Venezuela también se ha sumado a esta
dinámica, aceptando rublos o yuanes solamente como moneda de cambio. Hay que
señalar que, China, Irán y Rusia ya están trabajando para implantar sus propias
cadenas de bloques, e Irán y Rusia en la creación de sus propias criptomonedas.
Debemos decir también, que tanto China como Rusia, están trabajando
conjuntamente con Venezuela en el ecosistema del Petro. También se han sumado
países como Turquía o las Islas Marshall, e irónicamente, también hay una iniciativa
para estudiar la creación de una criptodivisa en el Estado de Nueva York. Un
escenario como este, abre la puerta para del cambio del sistema financiero
internacional basado en el dólar, a uno completamente diferente, en poco
espacio de tiempo.
De
esta forma queda claro que el camino tomado por el Gobierno Nacional, en
consonancia con Rusia y China es el de inundar los mercados internacionales,
como también el nacional, con activos de valor real que sean más atractivos
para conservar valor y como medio de intercambio para que así se acelere la
huida del ya decadente dólar como divisa hegemónica para el comercio exterior y
como recurso geopolítico para aplicar sanciones y bloqueos financieros contra
países soberanos.
Otro
gran logro del gobierno Bolivariano con el lanzamiento del Petro, es la primera
gran grieta contra el bloqueo financiero impuesto a Venezuela por parte de los
EEUU, la UE y sus aliados. Mientras las agencias de noticias económicas
asociadas a Wall Street y sus grandes corporaciones financieras
transnacionales, como Bloomberg o CNN Money, emitían declaraciones
desalentadoras a sólo horas de haberse lanzado la criptomoneda, el presidente
Nicolás Maduro anunciaba la captación de 4 mil 777 millones de yuanes, lo que
equivale a 735 millones de dólares. El hecho de que esta cifra se hiciera
pública primero en la moneda china tiene un carácter simbólico dentro del
bloqueo que en estos momentos no permite la entrada o salida de dólares de
Venezuela con sus socios habituales. Es un acto político decir la cifra total
en su equivalente en yuanes, un mensaje directo a los perpetradores del bloqueo
comercial y financiero que vive país. La citada cifra equivale a dos meses de
exportaciones petroleras con los EEUU y dos años de exportaciones del Arco Minero
del Orinoco al volumen de extracción actual. Con esta entrada de recursos quedó
demostrado el potencial del Petro para atraer inversiones internacionales
basadas en la confianza que genera el Estado venezolano, más allá de la
propaganda internacional y de las sanciones hechas desde EEUU para que no
entrase “ni un solo dólar para Venezuela”. Aquí se hizo evidente que
si no entran dólares entran yuanes, euros, yenes, bitcoins, ether o etc. Se
puede notar una gran diferencia en el comportamiento de los inversionistas
internacionales cuando al fin encuentran un canal que les permite librarse de
las posibles retaliaciones asociadas a comerciar con un país sancionado por
EEUU, se evidencia la naturaleza política de las calificadoras de riesgo,
quienes se han enfocado en la tesis de que nadie confía en Venezuela porque
está supuestamente en situación de default o impago de sus deudas. El portal
Fortune, que a regañadientes ha tenido que reseñar el hecho de que “quizás” el
Petro sí pueda servir para burlar el bloque financiero y comercial de los
Estados Unidos, así como el alta suma de dinero conseguida a las pocas horas de
su lanzamiento. Asimismo, el Petro abre la puerta
Las
bases para la recuperación económica están sentadas con la creación del Petro,
aunque La estabilización de la economía nacional no es un proceso mágico. La
puerta que abre el Petro, más allá de atender las urgencias económicas
internas, también tiene que ver con una estrategia de desmontaje de la
arquitectura geofinanciera que garantizó para EEUU un dominio total en la
geopolítica global en toda la segunda mitad del siglo XX.
Nota:
La Opinión es un espacio de Radio Rebelde Republicana abierto y plural, en el
cual una serie de colaboradoras/es dejan su opinión respecto algunos temas, que
no siempre tienen por qué estar en la línea editorial de nuestra emisora.

Artículo anteriorDomingo, 15 de abril. “Conversamos con Juan Miguel Fernandez, pensionista y militante de UGT”
Artículo siguienteLunes, 16 de abril. “14 de abril, acto de la Junta Republicana de Izquierdas de Navarra”