Lunes, 15 de mayo. “La defunción del PSOE” por Edmundo Fayanás

5
0
La Opinión por Edmundo Fayanás. “La defunción del PSOE”
A lo largo de la historia contemporánea nos
hemos encontrado dentro del campo político de la izquierda con dos corrientes,
por un lado los llamados revolucionarios con sus distinta corrientes:
comunistas, maoístas, trotskista….  Por
el otro está la izquierda reformadora, que abarca a los llamados partidos
socialistas.
Ambas corrientes consideraban fundamental el
papel del Estado. Está claro, que ambas corrientes daban una importancia
diferente al mismo, pero para los dos el Estado es fundamental. También
coincidían que su método de análisis era el marxista.
Tras la II Guerra Mundial, surgen dos bloques
enfrentados, el capitalista, dirigido por Estados Unidos y el socialista por la
URSS. Es el momento en que en el bloque occidental tiene un gran auge los
partidos socialdemócratas que implantan el modelo del estado del bienestar
social, que también es apoyado por la democracia cristiana.
Con la llegada del neoliberalismo a finales del
siglo XX, la caída del muro de Berlín y del bloque socialista, es el momento en
que se empieza a desarrollar lo que se conoce como la nueva revolución
conservadora. Los partidos socialistas cambian y abandonan los principios
socialdemócratas, mutan a lo que viene a denominarse social liberalismo,
desarrollado por Anthony Giddens y apoyado por Tony Blair. Esto significa
convertirse en gestores del nuevo liberalismo imperante, perdiendo todas las
señas de identidad del socialista.   Como
consecuencia de ello, están inmersos en una grave crisis, que si no cambian
están abocados a desaparecer.
Mientras, los partidos más a la izquierda
sufren el fracaso de la experiencia soviética. Este hecho lo están pagando,
además les está resultando difícil resituarse en la nueva realidad europea.
El proceso del PSOE ha sido claro, con la llegada
al poder de la mano de Felipe González, se empieza el proceso de transformación
del mismo. Ellos le llaman proceso de modernización del partido, empezando con
el abandono del marxismo como método de análisis dialéctico.
Rápidamente comienza la nueva adaptación
política, cuando hasta entonces había defendido el “NO a la OTAN” pasan inmediatamente de su llegada al poder, al “OTAN SI” siendo la primera gran
traición que sufre su electorado.  
Cambia toda su política económica dejando los principios
socialdemócratas y se transforma en un partido del sistema, con la aceptación
del llamado bipartidismos, que históricamente tan malos resultados ha dado al
país y donde la corrupción campa a sus anchas bajo el proteccionismo de ambos
partidos.
A lo largo de los últimos treinta y siete años,
se han producido muchísimas traiciones del PSOE. La enseñanza pública era
mayoritaria en toda Europa, salvo la excepción de Bélgica. Con El dictador
existía mayoritariamente la enseñanza pública y una pequeña parte de privada,
que se la pagaba cada uno. Gracias a Felipe González se inventó la figura de la
enseñanza privada concertada, pagada por el Estado. Otro aspecto es que el PSOE
se declare laico, y sin embargo, haya sido incapaz de denunciar el
anticonstitucional Concordato y además bajo los mandatos socialistas, es cuando
más se ha financiado a la iglesia católica.
En España no tenemos una Banca Pública que haga
de contrapeso a la privada, porque los socialistas la privatizaron. Lo mismo ha
pasado con el importante sector público existente, que ha sido mayoritariamente
privatizado a precio de saldo, de ahí provienen una parte muy importante de los
actuales ricos españoles. Mientras otros países europeos como Francia, Alemania
o Italia mantienen un potente sector público, en España es casi inexistente.
Uno de los ejemplos para entender la estupidez
de estas políticas socialistas es ENDESA. Fue vendida al sector privado con el
argumento neoliberal de la superioridad de la gestión privada sobre la pública ¿Saben a quién pertenece actualmente
ENDESA?
Al Estado italiano, es decir ha vuelto a ser empresa pública, pero
de otro Estado. Supongo que Felipe González estará satisfecho del proceso de
Endesa.
¿Cómo
podemos definir la actuación del PSOE que después de haber permanecido en el
poder muchos años haya sido incapaz de sacar de las fosas de las cunetas a
miles de sus propios socialistas asesinados por los fascistas?
Cuando llegan las lecciones, el PSOE siempre se
pone el traje de la izquierda, con un bonito relato de medidas progresistas,
para que cuando llegue al poder se convierta en el mejor guardián de las elites
del país. Recordemos las frases de Carlos Solchaga “España es el país donde es más fácil hacerse rico” o la de
Zapatero “Bajar impuestos es de
izquierdas”
¿Les queda claro a quien
han servido?

Me imagino que este artículo revolverá las
vísceras de muchos socialistas.   Cuando
participo en debates y hago estos planteamientos, los socialistas que asisten
se alteran. Por supuesto no soy quien, para repartir carnet de izquierdas, pero
este planteamiento es el resultado de una realidad, hay una cúpula dirigente
que es la que manda en el PSOE que realiza políticas de derechas, ¿No es obsceno esto? Mientras que sus
bases son más de izquierdas, pero la realidad es que lo que triunfa no son los
militantes, sino los dirigentes del PSOE que hacen estas políticas.
¿Por qué
el PSOE está difunto?
Ahora oímos frases como “El PSOE es mucho PSOE”, nuestra historia,  bla bla bla. El PSOE tiene tres gravísimos
problemas:
1º    Una
falta de credibilidad, fruto de decir unas cosas y hacer las contraías.   En las últimas elecciones nos decían, nunca
permitiremos que Mariano Rajoy Brey presida el gobierno de España ¿Quien gobierna España hoy? Mariano
Rajoy, gracias al PSOE. La gente ya es consciente de lo que significa las
promesas de los socialistas, dicen una cosa y hacen la contraria en nombre de
la gobernabilidad del país.
2º   Tienen
un problema de proyecto. Mientras el PSOE y el resto de los socialistas
europeos sigan en el social liberalismo, la posibilidad de salir de su crisis
es mínima. Si vuelven a los principios de la socialdemocracia tendrían
posibilidades de resurgir. Hoy en día siguen sin planteárselo, y lo estamos
viendo  en las discusiones que hay
previas al Congreso del PSOE, que persisten en el error y que los van a llevar
a la irrelevancia política.
3º  
Carecen de líderes con una mínima capacidad intelectual. Susana Díaz es
una política profesional simplista y su práctica actual en Andalucía así lo
denota. Pedro Sánchez ha cambiado de opinión un montón de veces al largo de sus
tres últimos años y Patxi da lo que da. Además, estamos asistiendo al
espectáculo que casi diariamente nos ofrece la tradicional izquierda, que es el
cainismo suicida.
Si el PSOE quiere tener un futuro, debe de
saber que tiene que girar a sus orígenes doctrinarios de la socialdemocracia y
junto a esto, recuperar la credibilidad de la palabra dada, es decir,
coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. No deben olvidar que su
futuro pasar por aliarse con el resto de la gente de la izquierda, que no son
sus enemigos sino sus competidores.  
Analizarlos así, hará que la izquierda española avance a pesar de los
gravísimos errores cometidos por PODEMOS.

Hoy más que nunca la sociedad española necesita
de unos socialistas que recuperen sus esencias y su palabra y que no se confundan
de enemigo a vencer. La actual situación del PSOE no invita al optimismo,
porque ninguno de los tres candidatos está en este replanteamiento que desde
aquí demando.   Suerte que la van a
necesitar. Unas cosas más para terminar sean coherentes con la palabra
socialismo.
Nota: La Opinión es un espacio de Radio Rebelde Republicana abierto y plural, en el cual una serie de colaboradoras/es dejan su opinión respecto algunos temas, que no siempre tienen por qué estar en la línea editorial de nuestra emisora.

Artículo anteriorDomingo, 14 de mayo. Vídeo debate sobre “La movilidad urbana”
Artículo siguienteMartes, 16 de mayo. “Nuestras entrevistas: Pascual Serrano”