Lunes 13 de marzo, “La Opinión: Diez de marzo de 1972. Dá da clase obreira Galega” por Andre Abeldeó

23
0
A las 14:40 h. y R a las 19:40 h., La Opinión por Andre Abeledo – Concejal de Narón y sindicalista.
Diez de marzo de 1972. Dá da clase obreira Galega.
Se cumplen 45 años de los asesinatos de Amador
y Daniel  mártires  de la clase obrera. 
El siete de febrero de 1972 se había firmado en
Madrid, por parte del Sindicato Vertical un convenio interprovincial de los
diferentes astilleros del país.
El ocho de febrero se celebra en Ferrol una
asamblea de trabajadores que se manifiesta en contra de la firma, y se convoca
una nueva asamblea para el día nueve de marzo. La respuesta por parte de la
patronal a esta convocatoria es el despido de seis dirigentes sindicales.
El día nueve de marzo, ante el despido de los
dirigentes obreros los trabajadores deciden parar la producción y concentrar
concentrarse dentro del astillero hasta que sus compañeros fuesen readmitidos.
En torno a las tres de la tarde la empresa amenaza a los trabajadores con el
desalojo policial. Sobre las cinco de la tarde la policía entre en la factoría
y desaloja a los trabajadores por la fuerza con el resultado de más de veinte
heridos.
Los choques entre los trabajadores y la policía
se trasladan a las calles y durante la noche se escuchan los primeros disparos
de los cuerpos de represión franquista.
A las 7:30 de la mañana del día diez de marzo
de 1972 los trabajadores se concentran ante las puertas cerradas del astillero
de Bazán, unos 4.000 obreros que deciden dirigirse hacia el otro astillero de
la ciudad, Astano, para unirse a sus compañeros de lucha.
Pero al llegar al cruce de As Pías se
encuentran con la emboscada de la Guardia Civil que disparan sobre los
trabajadores.
En ese momento y en ese lugar fueron asesinados
Amador y Daniel, sus nombres quedan desde entonces grabados a sangre y fuego,
Amador Rey Rodríguez y Daniel Niebla García.
También más de 40 heridos, muchos de los cuales
no acudieron al hospital por temor a ser detenidos.
Amador y Daniel, eran responsables del Comité
Local de COOO y militantes del PCE.
Durante varias horas Ferrol quedó en manos de
los huelguistas, respondiendo el gobierno cortando las comunicaciones,
incluidas las telefónicas, hasta que logró concentrar los efectivos necesarios
para ocupar la ciudad.
En los días posteriores la solidaridad obrera
se extendió por toda la comarca y por toda Galicia, parando otras fábricas y
respondiendo la población con un fuerte apoyo a los familiares de los
represaliados.
El balance de la lucha fue brutal: 2
trabajadores asesinados, 16 heridos de bala, decenas de heridos por otras
causas, 160 despedidos, 60 encarcelados y 50 multados con cifras que iban desde
las 50.000 pesetas a las 250.000, cantidades colosales en aquellos tiempos.
En los días posteriores se produjeron numerosas
detenciones de sindicalistas, militantes comunistas y activistas de distinto
signo. Pero también en los días posteriores se produjeron movilizaciones de
protesta y solidaridad por Galicia, Estado Español y a nivel internacional
promocionadas fundamentalmente por el PCE.
Muchos trabajadores organizados y conscientes
de ser clase obrera, fueron encarcelados en la prisión militar de Caranza y
posteriormente juzgados por un Consejo de Guerra y condenados a varios años de
prisión. Otros fueron sancionados con multas y 23 de ellos fueron procesados
por el Tribunal de Orden Público (TOP), en el conocido como “proceso de
los 23 de Ferrol”, que derivó en condenas entre uno y cuatro años.
Los asesinatos y la violencia policial en los
sucesos de Ferrol no derivaron en responsabilidad alguna, ni para los autores
materiales ni para los responsable políticos y policiales.
HONOR, JUSTICIA Y REPARACIÓN para Amador y
Daniel, que eran obreros e hijos del pueblo.
La mejor manera de rendir homenaje a los
camaradas Amador y Daniel y a todos los que sufrieron por la mano de la
dictadura franquista es seguir luchando.
Las diversas Reformas Laborales, perpetradas
tanto por el PP como por el PSOE, han ido robando a la clase obrera derechos
ganados con sangre, sudor y lágrimas.
Es importante y necesario aprender cómo se
ganaron, en luchas como la del 10 de marzo de 1972, los derechos que nos han
robado y nos siguen robando.

El 10 de marzo debe ser ante todo una jornada
de lucha de las trabajadoras y trabajadores para honrar la memoria que lo
dieron todo, hasta la vida por defender la dignidad de la clase obrera.
Escucha nuestra radio o los Audios-Podcast, si quieres oír los programas íntegros.
Artículo anteriorLunes 13 de marzo, “La Opinión: El autobús transfóbico es un arma cargada de odio, y el odio mata” por Andre Abeledo
Artículo siguienteMartes 14 de marzo, “Trabajadoras/es en lucha”