“Los policías están bien protegidos” por Arturo del Villar

169
0

Se han manifestado por las calles madrileñas este 27 de noviembre de 2021 policías nacionales, autonómicos y locales, en número de 150.000, según  su sindicato mayoritario, Jusapol. Les acompañaban máximos dirigentes de los trifachitos, el partido que se dice Popular, el llamado Ciudadanos que se halla en estado de extinción, y el vociferante Vox.

No se produjeron incidentes, porque los vasallos de su majestad el rey católico lo aguantamos todo, empezando por la monarquía del 18 de julio instaurada por el dictadorísimo. Lo lógico hubiera sido que, puesto que los policías nos apalean cuando nos manifestamos contra la monarquía y nos  tiran botes de humo y pelotas de goma, que causan cegueras totales a algunos agredidos, los vasallos respondiéramos a los policías con su mismo método. De ese modo se repetiría la situación a la inversa. Pero no,  el miedo a las llamadas fuerzas brutas del orden nos paraliza.

Además ellos no solamente están protegidos por la corte borbónica, sino también por la celestial. Prueba de ello es que dos días antes de la manifestación la Policía Local de Majadahonda (Madrid) había inaugurado una talla de su patrona, santa Catalina Mártir, que más bien debiera ser matrona. Cuentan los cronicones medievales que era una muchacha que vivió en Alejandría en el siglo III de la era cristiana, y fue capaz de resistir los tormentos a que la sometieron los policías de la época, para obligarle a abjurar de sus ideas cristianas y ofrecer sacrificio a los dioses romanos, que eran paganos. Pero ella se mantuvo erre que erre en su fe, por lo que el emperador Maximiano, que era muy maximalista, ordenó que la decapitasen. No se sabe que tuviera ninguna relación con Majadahonda, que ni siquiera existía entonces, pero andando el tiempo levantaron un templo consagrado a ella y quedó como patrona del municipio. Con los santos pasan estas cosas, y no hay que buscarles lógica, ya que no son de este mundo.

La imagen inaugurada en Majadahonda es de escayola policromada, realizada en el taller de arte sacro de Horche (Guadalajara). Su aspecto es inventado, ya que no se conoce documentación sobre su apariencia real cuando vivía, en el supuesto de que lo hiciera y fuese cierta su hagiografía. La imagen existente antes en la iglesia que le está dedicada fue destruida, como toda la población, durante la guerra organizada por la sublevación de los militares monárquicos en 1936.

Es una santa belicosa: apoya su mano izquierda sobe un espadón casi de su mismo tamaño, debido a que, según cuenta la leyenda, le regaló una espada a Juana de Arco para que combatiera con éxito a los enemigos, hasta que el hechizo se rompió y la doncella guerrera terminó quemada públicamente. A pesar de ese fallo trágico en Majadahonda confían en ella, la veneran y celebran todos los años su festividad con misa mayor y cohetes.

Este 25 de noviembre la inauguración de la sagrada escayola estuvo presidida por el alcalde de la localidad, José Luis Álvarez Ustarroz, y el subinspector jefe de la Policía, Ismael Illán, gran devoto de la mártir, quien pronunció unas sentidas palabras entre las que aseguró: “Santa Catalina Mártir es la que nos protege y acompaña día a día.” Si él lo dice será porque lo sabe, que por algo es jefe

Deseamos que la sagrada escayola favorezca a los majariegos, mejor de como lo hizo con Juana de Arco, y especialmente a los policías que la aceptan como patrona. Se supone que una patrona con ese espadón apoyará a sus fieles policías en el desempeño de su labor. Amén.

Arturo del Villar, presidente del colectivo republicano tercer milenio.

Artículo anteriorLa hora republicana en RRR, 28.11.2021
Artículo siguienteMiguel Pizarro: poeta, profesor, cónsul, y republicano