“Los olvidados” por Joaquín Soler Cura

0

“Creíamos ser país y la verdad es que somos apenas paisaje”

Nicanor Parra

Siempre he sido del cine por lo que explica y por lo que esconde detrás. Durante el bachillerato Carlos y yo nos apuntamos a colaborar con el Cine club parroquial cerca del colegio. Cada viernes, durante tres años, veíamos una película, al terminar debate y análisis. Teníamos el privilegio de ver un cine, a finales de los años 70, que no se proyectaba en las salas comerciales ni en la televisión tardo franquista. Un cine que llamábamos de arte y ensayo. Vimos la llamada Nouvelle vague: Truffaut,  Godard y Rohmer, el neorrealismo italiano: Rossellini, De Sica y Visconti. Cine de gánsteres y político americano. La serie negra de Berlanga y los dramas mexicanos de Buñuel. Me impactó la película “Los olvidados”, una historia trágica y sangrienta sobre la vida de unos niños en un barrio marginal del distrito federal de México.

“El olvido no es victoria
sobre el mal ni sobre nada
y si es la forma velada
de burlarse de la historia.”
Mario Benedetti

En la rica Europa estamos viviendo una realidad llena de grandes desigualdades, algunas antiguas y otras nuevas. Con una pobreza extrema en diferentes zonas. La semana pasada una pareja moría intoxicada en una barraca cerca del rio Besos. Hace un mes una pareja y sus dos hijos morían en un incendio en una antigua sucursal bancaria en Barcelona. Una nave industrial abandonada ardía en Badalona, donde malviven emigrantes sin poder acceder al mercado laboral, algunos llevan mas de veinte años en las calles.

“Si hay algo que no existe, es el olvido.”
Jorge Luis Borges

El chabolismo y la infravivienda era un fenómeno que creíamos tener olvidado. Durante el franquismo se produjo la emigración del campo a la ciudad, con los asentamientos de barracas en los márgenes del rio Llobregat. Ahora han vuelto a crecer un nuevo chabolismo en los márgenes del rio Besos. Viven a la intemperie y están en las manos de las mafias de las barracas, los pisos y los locales ocupados, fuera del circuito para acceder a una vivienda digna. Gente durmiendo en los cajeros automáticos y en los portales de los edificios. ¿Como puede suceder esto hoy en día? No es el cuarto mundo es el quinto mundo. Población que no consta en ninguna estadística y sin ningún derecho, en Catalunya la cifra alcanza a unas 10.000 personas. Viven entre nosotros pero no los vemos. En la antigua Roma los esclavos tenían que vestir ropa de diferentes colores, para que su presencia pasara desapercibida entre los ciudadanos. Están totalmente olvidados de nuestros anhelos y sin futuro.

La izquierda no puede mantenerse al margen, tiene que ser valiente y proponer soluciones. Encontrar una respuesta para los olvidados. En los años 70 se fueron urbanizando los barrios marginales, cuando los vecinos salieron a la calle a reclamar vivir con dignidad. Nos hemos olvidado de las luchas, no necesitan caridad necesitan dignidad. Organizar una solución residencial a los que nadie atiende, acabar con las mafias de la vivienda, agilizar los trámites para que puedan regularizar su trabajo. Tenemos un índice de vulnerabilidad alto, concentrado en el perímetro de las ciudades,  pero también en el centro. Una pobreza injusta y prolongada en el tiempo que con la pandemia se ha acelerado aún más.

“Qui ja ho sap tot que no vinga a escoltar-me,

que no vinga a escoltar-me”.

Raimon “El recital de Madrid” 1976

Salud y Republica a todos,

Joaquín Soler, arquitecto y vocal de la junta federal de Unidad Cívica por la Republica, UCR.

Artículo anteriorEuropa laica en sintonía en RRR, enero 2022
Artículo siguienteInformación de la Plataforma Consulta Popular Estatal Monarquía o República