Los derechos no se negocian, se defienden y se conquistan

18
0

Los derechos no se negocian, se defienden y se conquistan.

Los derechos laborales no se negocian, las trabajadoras y trabajadores ya estamos indefensos ante los abusos de la patronal para que ahora pretendan con la coartada de la crisis pospandemica robarnos los pocos derechos que nos quedan y convertidos en esclavos asalariados.

No podemos permitir sea la Banca, la misma banca que rescatamos entre todos y nos estafó no devolviéndonos nuestro dinero, ni los multimillonarios, los grandes patrones que solo piensan en conseguir más beneficios, quienes den las recetas para superar la crisis.  Si se lo permitimos vamos a comer mierda.

La Pandemia demuestra que necesitamos más y mejor sanidad pública, con más profesionales de salud y mejor pagados, una sanidad universal, gratuita y de calidad con los medios necesarios para combatir pandemias y epidemias.

Necesitamos una educación pública, dotada de todos los medios, con ratios de alumnos por aula mucho más bajos, para que los profesores puedan sacar el máximo rendimiento a nuestros hijos. Educación pública, laica, sin religión en las aulas, ni un euro para escuelas privadas ni concertadas.

Tenemos que exigir una nueva reforma laboral para blindar el empleo, los salarios dignos y los derechos laborales y sindicales.

Garantizar una renta básica suficiente y pensiones dignas con blindadas en la constitución.

Necesitados de tener soberanía alimentaria, porque un país que no tiene soberanía alimentaria es dependiente de terceros, necesitamos ayudar a nuestra agricultura y a todo el sector primario para que sean motor de nuestra economía.

Debemos apostar por la industria, nosotros necesitamos también un tejido industrial que fuerte que nos dé también soberanía a la hora de afrontar cualquier crisis.

Es necesario recuperar los servicios básicos y los sectores estratégicos para el Estado, tiene que ser públicos, porque son imprescindibles para la ciudadanía y no podemos permitir que el precio y la calidad los marque la libre competencia.

La Pandemia demuestra que el capitalismo no funciona y que es necesario fortalecer el Estado de bienestar y cambiar de sistema para tener un futuro como especie sobre la tierra.

Por André Abeledo Fernández

Artículo anteriorUna de cal y dos de arena por Joaquín Soler 12.06.2020
Artículo siguienteHoy en Palestina sobrevivir es resistir. Un genocidio, una pandemia y un pueblo abandonado.