La ley de depredación de Galicia, de aquellos barros estos lodos

272
0
La ley de depredación de Galicia, de aquellos barros estos lodos. De mega minería NO a macro eólicos NO para defender lo obvio.

Junto a mis hijos, mi sobrino, con mi familia, con vecinos de todas localidades afectadas, venimos de participar en la andaina reivindicativa hasta el Monasterio de Caaveiro bajo el lema “NO AO ESPOLIO”. Contra los proyectos macro eólicos y en defensa de nuestro rural. Lo hacemos conscientes de la necesidad de luchar por nuestro presente y por el futuro de las generaciones venideras.

¿Por qué decenas y decenas de colectivos vecinales, las grandes organizaciones ecologistas y las que se montan exprofeso, grupos de montañeros y asociaciones culturales de distintas zonas del rural están en guerra contra el despliegue de parques?

La explicación corta es, por una parte, porque se avecina un futuro inmediato con un ventilador en todos y cada uno de los montes y, por otra y, sobre todo, porque es, simple y llanamente, un expolio.

Desde la ley de depredación Galicia está abierta al espolio. Parece mentira que dos gobiernos de signo diferente, uno el Gobierno de Coalición en Madrid, y otro el Gobierno del PP en Santiago tengan la misma visión colonial sobre Galicia. Nos ven como el nuevo “Congo” europeo

El rural gallego está amenazado. Desde macro proyectos eólicos sin sentido, pasando por la mega minería contaminante, hasta convertir a Galicia en un eucaliptal, todo vale buscando beneficios rápidos sin importar el coste para el pueblo gallego en el presente y en el futuro.

Una ley que dejó el camino libre a las grandes multinacionales que hoy amenazan con convertir al rural gallego en un inmenso parque eólico y pretende abrir el camino a la mega minería. Una ley de espolio.

Debemos denunciar las prisas que se dio el PP para aprobar esta Ley, por la vía rápida y con turbo.

Suponemos que para evitar el debate y la participación por un lado, y la contestación en la calle por la otra.

La Ley de fomento de implantación de iniciativas empresariales, y una ley que facilita a las multinacionales la depredación de nuestra tierra.

Es una ley aprobada en el Parlamento gallego con los únicos votos del PP aprovechando su mayoría absoluta.

La nueva ley acapara el suelo agrícola, entrega la gestión de la madera a los grandes operadores.

Es una ley que lejos de empezar a hacer camino para evitar que se repitan dramas como la ola de incendios que asoló Galicia, agrava la situación y abre el camino a nuevos desastres.

Una ley que saca las Competencias a los Ayuntamientos en materia medio ambiental, y de control de proyectos.

Es una ley que prepara el espolio de Galicia, una ley tramitada con  premeditación y alevosía.

Es una ley que acorta los plazos de exposición pública, para evitar las alegaciones de los vecinos.

Es una ley que se carga la participación ciudadana.

Es una ley que facilita la expropiación, y abre las puertas a proyectos que ya tuvieron consecuencias nefastas en muchos países del tercer mundo.

Es una ley hecha a medida de las grandes multinacionales.

La Ley elimina muchas cautelas ambientales y atenta contra los derechos de los administrados.

Expertos y activistas alertan de los efectos perjudiciales que puede tener para el medio rural y en definitiva, para una gestión ordenada y sustentable del territorio.

Esta ley profundiza en un modelo que provoca el abandono y el envejecimiento del medio rural, una cuestión que los expertos sitúan como un problema que incrementa también el riesgo de incendio.

Debemos apostar por el rural, por el sector primario, por la soberanía alimentaria de nuestro país, apostar por el futuro de Galicia.

La apuesta que necesitamos es por el desenvolvimiento de la industria tecnológica.

Necesitamos una apuesta por Galicia, por el futuro y por el empleo de calidad.

Por: André Abeledo Fernández

 

Artículo anteriorCOESPE. #16OctubreTodxsEnMadrid
Artículo siguienteEl debate no esta en eólicos sí, o eólicos no