Jueves, 6 de julio. “La Revolución Soviética: Una Gran Enseñanza”

28
0
La opinión por Paco Jimenez.
La Revolución Soviética: Una Gran Enseñanza
Hace cien años se produjo un acontecimiento que marcó toda la
historia del siglo xx y que seguirá marcando el futuro: me refiero a la REVOLUCIÓN
SOVIÉTICA DE OCTUBRE de 1917. Era la primera vez que el pueblo, encabezado por
la clase obrera y el campesinado, no solamente tomaban el poder, sino que
introducían un nuevo modelo de producción, el socialismo, acabando con el capitalismo,
lo que parecía imposible.
Hoy   nos quieren seguir convenciendo  de esa imposibilidad, y por ello los poderes
económicos y políticos intentan que pase desapercibido este centenario. O en
todo caso minusvalóralo o considerarlo simplemente un fracaso.  
La
Revolución de Octubre se produjo en un país de 140 millones de habitantes,
analfabetos en su mayoría, con un sistema de propiedad agraria prácticamente
feudal. En febrero de 1.917 las grandes manifestaciones obreras, que por cierto
empezaron por la huelga de las mujeres, a las que se sumaron los soldados
hartos de la guerra imperialista, derrocaron a la monarquía autocrática que
representaban los zares. En ese momento  volvieron a reaparecer los Soviets, que habían
surgido en 1905, que eran asambleas donde se decidían las acciones y se elegían
delegados revocables. Controlaban la administración, paralelamente a un
gobierno  compuesto por la burguesía y el
socialismo reformista. En ese momento los bolcheviques, que eran el sector
revolucionario del partido socialdemócrata, eran una minoría en los soviets.
Fue la incapacidad de la burguesía para repartir la tierra, parar la guerra y
controlar la producción las fábricas, lo que hizo que los soviets fueran
teniendo cada vez más poder, y que los bolcheviques, que propugnaban la paz, el
reparto de la tierra y el poder para los soviets, tuvieran al final la inmensa
mayoría de los votos en esa democracia directa.
El
triunfo de la revolución tuvo implicaciones internas y externas.
En
lo interno los trabajadores tomaron el control de las fábricas, se expropiaron
las tierras a los terratenientes, a la iglesia, a la nobleza y al Zar, repartiéndolas
entre los campesinos pobres. Inmediatamente el imperialismo montó una guerra
ayudando a los restos del zarismo y de la burguesía, que costó una gran hambruna,
pero que fue  capaz de ganar el ejército controlado
por los obreros y los soldados que elegían a sus oficiales.
De
las primeras leyes que el Consejo de los Soviets realizó además de las
anteriores que hemos explicado, fue implantar la educación y la sanidad gratuita,
garantizar la vivienda y sobre todo la igualdad de las mujeres en salarios y en
derechos.  Se les otorgó el mismo derecho
a ser cabeza de familia y recibir igual salario. Se prohibía el trabajo
nocturno,  se hicieron guarderías, se
legalizó el aborto en 1920  y se simplificó
el divorcio. Como dijo Lenin “En el sentido literal, no dejamos un solo
ladrillo de las leyes despreciables que colocaban a las mujeres en un estado de
inferioridad en comparación con los hombres…”.
A
pesar de ser un país atrasado y de la segunda guerra mundial donde murieron 27
millones de personas, en 1950, el PIB de la URSS era sólo el 33% del de los
EEUU. Y  a finales de la década de los
70, la Unión Soviética se había convertido en una  gran potencia industrial, siendo la producción
industrial de la URSS la segunda a nivel mundial después de EEUU. Además  puso el primer satélite y el primer astronauta
en órbita. Y tenía tantos científicos como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra
y Japón juntos.
Pero
la superioridad del socialismo y de la planificación de la economía no solo se
reflejaba en los grandes datos macroeconómicos. A diferencia de los países
capitalistas,  en la Unión Soviética no
existía paro ni inflación. No estaba  expuesta
a los vaivenes cíclicos del capitalismo. El analfabetismo se acabo a los pocos
años de la Revolución, y los alimentos y la vivienda eran extremadamente
baratos. Se hicieron grandes mejoras en la 
salud, que se reflejó  en la
duplicación de la esperanza de vida de las mujeres pasando de 30 a 74 años y en
la reducción de la mortalidad infantil en un 90%
En
lo externo, el ejemplo de la Revolución de Octubre se expandió por todos los países,
y se lograron revoluciones en China, Vietnam Cuba etc. La existencia de la URSS
ayudó a que los países bajo el colonialismo se pudieran independizar. Logró acabar
con el fascismo, con la victoria del Ejército Rojo sobre Hitler. E incluso la
subida de las condiciones de vida de los trabajadores en los países occidentales,
tuvo mucho que ver con una burguesía atemorizada ante el ejemplo de la URSS, prefiriendo
hacer un pacto social con la clase obrera. Los trabajadores sintieron por
primera vez que era posible otro mundo en el cual no hubiera explotadores ni
explotados.
Es
verdad que la URSS se hundió, entre otras múltiples razones, porque se colapsó
la  democracia directa de los soviets.También
la Revolución Francesa parecía que había fracasado porque se instauró el
imperio napoleónico, e incluso volvieron 
los Borbones en una etapa. Pero la ola de libertad, igualdad y
fraternidad volvió a renacer en todos los países de la tierra. La Revolución de
Octubre demostró al mundo que existe otro modelo de economía, que es posible
acabar con el capitalismo con sus secuelas de guerras, hambre y miserias en la
mayor parte de la población mundial. Que la democracia no consiste sólo en
elegir de manera formal a nuestros representantes cada cuatro años y delegar en
ellos, sino que se puede hacer de forma directa, y que la clase trabajadora pueda
controlar y administrar las empresas con delegados revocables. Y esa
experiencia y esos valores han quedado en la conciencia en millones de
trabajadores y trabajadoras, como quedaron los de la Revolución Francesa. El
socialismo es posible y necesario.
Nota: La Opinión es un espacio de Radio Rebelde Republicana abierto y plural, en el cual una serie de colaboradoras/es dejan su opinión respecto algunos temas, que no siempre tienen por qué estar en la línea editorial de nuestra emisora.

Artículo anteriorMiércoles, 5 de julio. “Del orgullo a los sanfermines”
Artículo siguienteViernes, 7 de julio. “Hoy, en Trabajadores y trabajadoras en lucha, abordamos el combate de #HuelgaDeliveroo contra la precariedad.”