Jueves, 4 de diciembre. “REMUNICIPALIZAR EL AGUA. No a la privatización” por Edmundo Fayanás

24
0
La opinión por Edmundo Fayanás.

REMUNICIPALIZAR
EL AGUA. No a la privatización

El agua es un derecho humano y vital para la
vida, en consecuencia es un recurso básico para el desarrollo de la misma.
¿Está
garantizado este principio en España?

Evidentemente NO. En un mundo envuelto en el
mantra neoliberal de que todo es negocio y dinero, está claro, que no está
garantizado.
Los neoliberales siempre hablan de la
superioridad de la gestión privada sobre lo público, de ahí que todo debe ser
privatizado. Esta mentira que es repetida millones de veces es absolutamente
falsa. Veamos por ejemplo, la sanidad norteamericana casi totalmente
privatizada, gasta un 400% más en atender a un paciente que los sistemas
públicos europeos.
Esta mentira también se repite en el tema de
la privatización del agua.   Debemos
decir alto y claro que la gestión pública es mucho más eficaz, barata e incluso
de mejor calidad que la ofrecida por las empresas privadas. Lo entenderán con
estos cuatro conceptos:
Las empresas municipales de agua invierten
mucho más en el mantenimiento de las conducciones de agua que las privadas. Consecuencia
de ello es que, el nivel de fugas de agua de las empresas públicas es mucho
menor. Hemos de saber que en España en el año 2017 se pierde el 27% del agua de
abastecimiento de las redes por fugas, cuando en la Unión Europea es solamente
del 12%.
Si ustedes hacen una comparativa de precios,
comprobarán como el precio del agua es más barato en los sistemas públicos que
en los privados. Lo primero que hacen las empresas privadas es subir el recibo
entre un 10-15%. Normalmente, suelen
estipular en los contratos de concesión de agua con los ayuntamientos unas
ganancias anuales del 10% y sus inversiones en las redes suelen ser mínimas, no
existiendo controles que garanticen esas inversiones  pues no existen órganos reguladores, ni
indicadores de calidad de gestión………..
Habitualmente, se produce un empeoramiento de
la calidad del agua. Un caso emblemático es de Barcelona.  La gestión del agua de la ciudad condal
siempre ha sido privada y la calidad de la misma es pésima y muy poca gente la
bebe ¿Puede mejorarse esta calidad del
agua de Barcelona?
  La respuesta es
clara SI y esto solo es posible con una gestión pública ¿A qué esperan los barceloneses a remunicipalizar su sistema de agua?
Las privatizaciones de agua han sido uno de
los focos de corrupción del sistema político español.
Los servicios de abastecimiento de agua
potable, alcantarillado y depuración de aguas residuales en la mayoría de
países europeos son públicos.   Sin
embargo, en España no se obliga a los ayuntamientos a la prestación pública del
servicio de aguas, lo que ha abierto la puerta a que estos ayuntamientos
gobernados tanto por PP/PSOE hayan privatizado los sistemas de agua.
Actualmente, el 50% de los sistemas de agua
municipales están privatizados, siendo dos grandes multinacionales, Agbar que
depende de la multinacional francesa Suez y FCC las que controlan el 90% de las
privatizaciones, constituyendo un oligopolio.
Estamos asistiendo como muchos municipios
están procediendo a la reversión de sus sistemas de agua, es decir,
remunicipalizarlos, dado el pésimo resultado 
obtenido con las privatizaciones. Sin embargo, este proceso no es fácil,
porque las multinacionales se resisten a perder un negocio redondo y para ello
cuentan con el apoyo  del PP/PSOE.
Las reversiones de las agua privatizadas se
está dando también en Europa. Casos
emblemáticos son París, Berlín  y Salónica
con una disminución de los recibos y una mayor inversión en redes. Este
fenómeno no solo se produce en Europa sino que tiene características mundiales.
ACUAMED
Y LAS DESALADORAS

Acuamed es el ejemplo típico de mala gestión
pública, no porque sea pública, sino porque al frente se colocaron a políticos
incompetentes que solo buscaban sus beneficios privados y todo condicionado por
las políticas del PP. Nunca las empresas públicas deben ser el refugio de
políticos, como hemos visto en la desastrosa gestión de las Cajas de Ahorro o
como el caso de Acuamed.
Tras el fiasco del trasvase del Ebro de José
María Aznar para llevar agua a la región mediterránea, surgió el plan Zapatero
con las desaladoras de agua marina para así atender las demandas de todo el
arco  mediterráneo, que es donde se
asienta gran parte de la población española.
El plan Zapatero consistía en la construcción
de 51 desaladores de diferentes capacidades a lo largo de la costa. Actualmente,
están construidas y operativas 17 que han supuesto un coste de 1.664 millones
de euros, gran parte de esta inversión provenían de de subvenciones europeas. A
pesar de la sequía y de las necesidades del agua, solamente producen el 16,4%
de su capacidad ¿Les sorprende?

Hay otras trece en construcción pero que para
terminarlas necesitan una inversión de 762 millones. El resto de
desaladoras  todavía no se ha comenzado
su construcción, entre otras razones, porque la Unión Europea se niega a
subvencionarlas por el desastre de su gestión. Construirlas cuesta  2.426 millones. En total, el coste de las 51
desaladoras es de 4.852 millones.
Debemos saber, que España es un país puntero
en tecnología de desalación y nuestras empresas construyen por todo el mundo
desaladoras, Oriente Medio, Arabia Saudí, India, Australia……….
Todas las desaladoras españolas dependen de
Acuamed y el PP ha puesto al frente de esta empresa a políticos de su partido,
siendo su eficiencia nula.   Si a ello
añadimos, que el PP nunca ha querido la desalación, comprenderán mejor el
desastre de gestión de esta empresa. Además, se ha convertido en uno de los
focos de corrupción del PP con próximos juicios por llevarse el dinero.
Veamos algunos ejemplos de esta gestión del
PP en Acuamed.   El primero es la
desaladora de Torrevieja, que costó 300 millones de euros y sólo puede producir
al 30% ¿Por qué produce un 30%? Sorpréndanse.
Porque no le han llevado suficiente conexión eléctrica y así lleva años.
Otra desaladora es la de Mutzamel (Alicante)
que puede producir 18 Hm3 y no puede funcionar porque se les olvidó las
conexiones con las redes de las ciudades ¿Cabe
mayor incompetencia?

La mala gestión de Acuamed es debido  a que no puede ser dirigido por políticos
ineptos. Las políticas conservadoras que denostan lo público hacen todo lo
posible para que sea un desastre. Cuando las empresas públicas son gestionadas
de forma profesional, la superioridad de lo público es evidente, como podemos
comprobar en muchas empresas remunicipalizadas. El canal de Isabel II fue un
modelo de gestión pública de agua, hasta que el PP la empezó a gestionar y a
saquear sus fondos.
Hoy más que nunca debemos defender el agua
pública de nuestras ciudades y pueblos. Querría llamar la atención a los
habitantes de Barcelona, ciudad que siempre ha tenido el agua privatizada y sus
resultados son evidentes, malísima calidad del agua ¿Cuántos barceloneses beben el agua del grifo? Sigan el ejemplo
de París y Berlín y remunicipalicen su agua pública y echen a Agbar y Acciona. Les
saldrá mucho más barato su recibo, tendrán una mejor red pública de abastecimiento
y en un tiempo prudencial, beberán el agua de grifo ya por su calidad.

Más que nunca defendamos lo público eficiente
ante el saqueo de  de multinacionales y
políticos.
Nota: La Opinión es un espacio de Radio Rebelde Republicana abierto y plural, en el cual una serie de colaboradoras/es dejan su opinión respecto algunos temas, que no siempre tienen por qué estar en la línea editorial de nuestra emisora.

Artículo anteriorJueves, 4 de enero. “La dictadura franquista” Capítulo II
Artículo siguienteViernes, 5 de diciembre. “Federal 3R – capítulo 14, conversamos con Alberto Marco, profesor en la Facultad de Veterinaria de la UAB”