Jueves, 29 de junio. “Sobre el homenaje a ¿Nuestros? Reyes y Reinas de Navarra”

25
0
La opinión por Javier de Miguel Sáenz

Estupefacto, he visto en la prensa que la presidenta del Parlamento,
de Podemos, nuestro gobierno foral, excepto uno de sus consejeros, representantes
de los grupos parlamentarios excepto Izquierda-Ezkerra y Podemos, han realizado
un homenaje a los Reyes y Reinas de Navarra.

Rancia tradición, rancia no por su antigüedad, sino por el tiempo de
donde arranca, 1973, en plena dictadura.
He acudido al diccionario y he encontrado que homenaje significa “Demostración pública de admiración y
respeto hacia una persona”
,
o, “Sumisión,
veneración, respeto hacia alguien”
.
He acudido a la historia de Navarra y quiero preguntar a tan altas
autoridades a quién han rendido homenaje.
Han rendido homenaje al conjunto de los Reyes y Reinas de Navarra,
representantes de un régimen de explotación, el feudal, que mantenía a los
80.000 habitantes de la Navarra del s.XIV obligados a mantener a una nobleza
feudal, a una casa real y a una iglesia con más de 1.800 parásitos.
Han rendido homenaje a Carlos II, que en 1350 subió una ya fortísima
presión fiscal y cuando comenzó a organizarse la resistencia ahorcó a ocho de
los cabecillas en Miluce y en el mercado. O que, en 1357, cuando, desesperados,
asaltaron al Infante Luis, ahorcó a ocho falcesinos, confiscó al pueblo toda la
cosecha del año y 900 ovejas y cabras.
Quizás a Blanca de Artois, navarra hija de Enrique I, que sin
consultar a las Cortes se ofreció al futuro Felipe IV de Francia que sofocó la
consiguiente rebelión navarra mediante un terrible saqueo acompañado de
indiscriminadas matanzas, de navarros y navarras claro. A ello siguió una
ocupación militar que aseguró la unión de la corona de Navarra a la de Francia
entre 1276 y 1328.
O, por finalizar, el trágico siglo XV, a lo largo del cual, los
intereses del rey consorte Juan II, del pusilánime Príncipe de Viana y de una
nobleza enzarzada en las luchas banderizas propias de nobleza de la època hacen
que la sangre de los navarros sirva a a sus intereses y desemboquen en una
larga y cruenta guerra civil donde el último episodio será una invasión
castellana apoyada por una facción navarra cuyo colofón será en 1512 la
decisión de los reyes navarros de no ser neutrales y no permitir el paso de las
huestes castellanas que iban a invadir Francia, claro que tras ser sobornados
por el rey francés Luis XII. El ya clásico patriotismo de los reyes, vamos.
No se pueden trasponer los conceptos de los siglos XIX y XX a la Edad
Media, los Reyes Medievales no eran nacionalistas “avan la lettre”,
el reino era patrimonio personal suyo y de su dinastía.
 Reyes hubo, Felipe de Evreux y
su viuda Juana II, que reinaron sin pisar el reino salvo en dos breves
ocasiones desde 1328 hasta 1349. Felipe el Largo (1316-1322) no apareció por
Navarra y una comisión de navarros fue a Francia a reconocerle como rey, las
dietas del viaje las pagamos nosotros. ¿A estos también les rendimos homenaje? El
feudalismo no era sino otro sistema, feroz, de opresión.
El nacionalismo es una opción tan legítima como cualquier otra, pero
basta ya de un nacionalismo de campanario (fuertemente tradicionalista,
localista y cerrado) transversal, que recorre desde algunas fuerzas del cambio
hasta UPN.
Ya en el Romance de la Jura de Santa Gadea, el Cid le dice al rey
Alfonso: “Por besar mano de rey no
me tengo por honrado, porque la besó mi padre, me tengo por afrentado”.
Propongo que el próximo año realicemos un homenaje a esos ocho
falcesinos que levantaron la cabeza, y la perdieron, para luchar contra la
tiranía, de ellos sí nos enorgullecemos, ellos sí merecen nuestro homenaje.

Salud y República.
Artículo anteriorJueves, 29 de junio. “La hora de la República en RRR”
Artículo siguienteJueves, 29 de junio. “Iñaki Bernal y Manu Pineda conversan sobre Siria y Venezuela”