Jueves, 13 de julio. “Efemérides en sanfermines” por José Luis úriz

Miércoles, 12 de julio. “39 aniversario de la muerte de Germán Rodriguez”
12 de julio, 2017
Viernes, 14 de julio. “Informativo de actualidad semanal”
14 de julio, 2017
Show all

Jueves, 13 de julio. “Efemérides en sanfermines” por José Luis úriz

La opinión por José Luis Úriz.

Efemérides en sanfermines

A menudo la vorágine de las fiestas no te
permite observar con serenidad, que durante estos frenéticos días se cumplen
aniversarios de hechos que las marcaron para siempre, especialmente vistos
desde la influencia que tuvieron en su devenir en aquel instante.

Por orden cronológica el primero fue el 8 de
Julio de 1978. 39 años han separado aquel drama de la época actual. 39 años en
los que a pesar de los intentos no ha habido olvido, tampoco perdón, porque
siempre debe ir ligado a la justicia y ésta aún no se ha aplicado.
Recuerdo aquella fecha que se quedó grabada en
mi memoria como si fuera hoy. Como cada año había acudido desde Madrid a
sanfermines. Era un ritual, como una manera de no alejarme de mis raíces.
Ese 8 de Julio estaba en la Plaza de Toros de
Pamplona, en la parte de arriba de sol con la peña San Juan con la que acudía
regularmente hasta hacerme de mi peña actual, el Muthiko Alaiak. Vi salir la
pancarta de “Amnistía” con la entrada de los txikis al final de la corrida y a
los pocos minutos como si de una pesadilla se tratara, un numeroso grupo de
“grises” a toda velocidad sacudiendo a diestro y siniestro.
Me fijé en un mando con pistola en mano, los
rifles de los gases y pelotas y toda una plaza protestando de manera airada.
Entrar así ante más de 20.000 personas con una dosis de alcohol elevado a esa
altura de la película, no se le ocurre a cualquiera. ¿Fue deliberado? ¿Se deseaba
provocar lo que ocurrió?
Era un momento convulso del inicio de la
transición y aún no se han esclarecido estos pormenores, aunque sospecho que
sí, que se intentaba provocar graves incidentes como los que así ocurrieron.
Después indignación, cabreo, heridos, ataques
de ambas partes, confusión, las fuerzas del “orden” sitiadas en el Gobierno
Civil, rumores de un muerto por bala, más indignación, llegada de refuerzos,
contraataque. Un día negro.
Suspensión de las fiestas, luto, consternación,
ansias de conocer la verdad, de que se hiciera justicia que aún hoy
reivindicamos y esperamos.
Visto desde ahora una fecha negra para la
memoria colectiva.
No va a ser la única efeméride que se va a dar
durante los sanfermines. Otras fechas trágicas son las que van desde el 10 al
12 de Julio de 1997. Ahora se cumple un aniversario redondo, los 20 años del
secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco.
También recuerdo esa tarde en la Plaza de Toros
y la noticia corriendo como un reguero de pólvora. Una impresión profunda, con
un toque de esperanza. No lo harán, seguro que no lo harán nos repetíamos con
el vano deseo de que al final sólo fuera una bravuconada, que serían algo menos
salvajes y sanguinarios de lo que fueron realmente.
Nos equivocamos, ETA cumplió su amenaza y el
brutal “Kantauri” se encargó de asesinarle con dos disparos en la cabeza,
después de un ritual cruel de intento de humillación, obligándole a
arrodillarse ante él. ¿Intentaba de esta manera humillar al Estado y a la
sociedad española y vasca? Probablemente, aunque no lo consiguió.
A partir de ahí más indignación, más cabreo,
una explosión de cabreo, ante la mirada atónita de quienes hasta ese instante
les vitoreaban. Pamplona expresó con contundencia su condena y en muchos
sectores de la izquierda abertzale se abrió una grieta que probablemente les
llevó a su final. Al menos como se les conocía hasta ese terrible
acontecimiento.
El día 13 fue una catarsis colectiva, de alguna
manera nos asesinaban a todos y cada uno de nosotros, o al menos intentaron
hacerlo. Se equivocaron y lo que lograron fue que se perdió el miedo, algunos
hacía años que lo habíamos perdido, pero ese día esa sensación fue colectiva,
apabullante. Hay imágenes que siempre quedarán grabadas en la memoria de esta
sociedad, como esa puerta del Ayuntamiento llena de pañuelos rojos y velas
encendidas. Era una especie de grito desgarrador ante la sinrazón, y el síntoma
de que hasta ahí habíamos llegado.
Antes, dos días de tensión. Quizás el lugar
donde más afectó lo ocurrido esos días, además de Érmua, fue en Pamplona. Una
ciudad en fiestas impactada, en shock, perpleja, expectante. Hubo mucho
silencio esas 48 horas, no había ganas de juerga, mucho menos después de
conocer su muerte justo cuando entrábamos en la plaza el penúltimo día de las
fiestas.
Suspensión de la corrida, enfrentamientos,
debate sobre si se debían suspender los sanfermines o no, dolor, mucho dolor.
Ahora se cumplen 20 años, conviene no olvidarlo,
aunque estemos en otro momento de nuestra historia muy diferente. Resulta
triste observar que el oportunismo político nuevamente intenta “arrimar la
ascua a su sardina”. Para algunos da la sensación de que “con ETA vivían
mejor”. Lamentable.
Visto desde hoy parece una pesadilla, pero
ocurrió, ETA asesinó a Miguel Ángel Blanco lo mismo que la policía a Germán Rodríguez.
Ambos en sanfermines………

Una última efeméride. El 13 cumplía años mi
hermano pequeño Javi, se nos fue demasiado pronto, este año sería otra cifra
redonda: 60. Ese día también emoción.

Nota: La Opinión es un espacio de Radio Rebelde Republicana abierto y plural, en el cual una serie de colaboradoras/es dejan su opinión respecto algunos temas, que no siempre tienen por qué estar en la línea editorial de nuestra emisora.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: