Jueves, 1 de marzo. “Una real provocación” por Arturo del Villar

17
0

La opinión por Arturo del Villar, Presidente del colectivo Republicano Tercer Milenio
Una real
provocación
POR muy Borbón que sea, nuestro señor Felipe
VI tiene que haberse enterado de que Catalunya no acepta su presencia. Incluso
en el caso de que sus edecanes le censuren las noticias de los periódicos
contrarias a su persona, tiene que oír los silbidos de las muchedumbres allá
donde va, lo mismo el estadio que en el Palau de la Música Catalana. Puede que
le hayan censurado los acuerdos de los ayuntamientos para declararle persona non grata, con prohibición de
pisar sus calles, como han hecho, entre otros, los de Arenys de Munt, Torelló,
Premià de Mar, Breda, La Bisbal, Esparreguera, Cervera, que además reclama que
su hija y presunta heredera no utilice el título de condesa de Cervera heredado
de él, y más recientemente Girona el 25 de octubre de 2017, localidad que ya en
2014 exigió, cuando presidía su Ajuntament Carles Puigdemont, que su hija y
presunta heredera no use el título de princesa de Girona heredado de él.
El claustro de profesores de la Universitat
Pompeu Fabra, considerada una de las mejores del mundo, aprobó el 29 de abril
de 2008 una moción presentada por el Sindicato de Estudiantes, por la cual se
rechaza la presencia en su campus de toda la borbonería. Y el modelo de Felipe
VI como caganer ha sido el mayor fracaso obtenido por los fabricantes de esas
entrañables figuras obligadas en los pesebres de Catalunya y la Comunitat
Valenciana fabricadas en Torroella de Montgrí (Girona), porque nadie aceptó
comprar una. Como es lógico. No lo quiere nadie. Ni en efigie caganera. A cagar
a otro sitio, fuera de Catalunya.
Sabiendo esto, y que sus fuerzas brutas
armadas han tenido un comportamiento criminal en Catalunya desde el 1 de
octubre del año pasado, tratando de impedir el referéndum para decidir el
futuro de la nación catalana, hay que entender como un acto de provocación su
exigencia de presentarse en Barcelona sin ser invitado, sino antes bien
rechazado, para asistir al Mobyle World Congress. En lógica correspondencia, en
la noche del 25 de febrero de 2018 una multitud se congregó ante el Palau de la
Música Catalana, en donde se celebraba la cena oficial ofrecida a las
autoridades e invitados, con fotografías del rey cabeza abajo y la expresión Go home, mientras en toda Catalunya sonaba
una estrepitosa cacerolada para exigir la marcha real, no la de la charanga,
sino la física. Hubo heridos y detenidos. Los responsables de la Generalitat,
el Ajuntament y el Parlament se negaron a saludarle, en demostración de rechazo
a la monarquía impuesta. 
Felipe de Borbón demostró su talante
dictatorial en un discurso leído ante las cámaras de la televisión oficial el 3
de octubre, a continuación de las cargas policiales contra los pacíficos
ciudadanos catalanes que pretendían ejercer el más democrático de los derechos,
el de votar. En su mensaje se atrevió a decir que su régimen es democrático, y
que quienes intentaban  votar “han quebrantado
los principios democráticos de todo Estado de Derecho, y han socavado la
armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana, llegando desgraciadamente
a dividirla”, cuando eso fue precisamente lo que hicieron las fuerzas brutas
armadas a sus reales órdenes.   
El “Preàmbul” del Estatut d´autonomia de Catalunya, que el rey ignora en todos sus
artículos, dispone:
El Parlament de Catalunya, recollint el
sentiment i la voluntat de la ciudadania de Catalunya, ha definit Catalunya com
a nació d’una manera àmpliament majoritària. La Constitució espanyola, en
l’article segon, reconeix la realitat nacional de Catalunya com a nacionalitat.
El rey Felipe VI ocupa el trono porque se lo
pasó su padre después de ser rechazado por su última barragana oficial, la
falsa princesa Corinna. Y su padre reinó porque el dictadorísimo genocida que
ensangrentó la triste historia de España lo designó su sucesor a título de rey.
Los españoles reclamamos un referéndum para decidir la forma de Estado
preferida, como se hizo en Italia y en Grecia, por citar dos ejemplos próximos.
La proclamación de la República Catalana fue
legal, y no puede impedirla el régimen colonial borbónico, lo mismo que no
logró evitar en su día la independencia de todas las colonias mantenidas en
Europa, América, África y Asia. Nadie soporta a los borbones. Aunque llenen sus
mazmorras de presos políticos, aunque los mejores ciudadanos tengan que
exiliarse para vivir en libertad, inexorablemente llega un día en que esa
libertad se entroniza en su patria. Y entonces el pueblo grita, como en
setiembre de 1868: ¡Viva España con honra! ¡Abajo los borbones!” Y se terminan
sus provocaciones.
Llibertt
presos polítics!

Nota: La Opinión es un espacio de Radio Rebelde Republicana abierto y plural, en el cual una serie de colaboradoras/es dejan su opinión respecto algunos temas, que no siempre tienen por qué estar en la línea editorial de nuestra emisora.
Artículo anteriorJueves, 1 de marzo. “La hora de la República en RRR por UCR”
Artículo siguienteDomingo, 4 de marzo. “Vallekas Rocks en RRR, esta semana entrevistamos a la banda EL ENANO ROJO”