Josep Borrell la voz de la hipocresía de Europa

0

Escuchar a Borrell, que es un señorito muy aseñorado con sueldo millonario y trabajo garantizado, haciendo llamamientos a la austeridad y a la resistencia a los ciudadanos europeos. Oírlo decir que nos vayamos acostumbrando a soportar el frío, a encender las velas, a ser más pobres, en nombre de la guerra en Ucrania. Es de una hipocresía impresentable.

Josep Borrell nos habla de épica, resistencia y austeridad desde su cargo millonario en la UE. Dice que a los europeos nos deberían despertar las bombas a las 5 de la mañana para abrir los ojos a la realidad. Ignorante miserable, ¿tú que sabrás de la vida de los ciudadanos?, ¿acaso la subida del precio de la vida va a afectar a alguien que gana casi 400.000 euros anuales?

“Mi consejo, mi petición, de que la gente ahorre gas para no tener que importar gas ruso no va con los españoles, porque los españoles no consumen gas ruso, pero para el resto de Europa sí”. Borrell aún parece más hipócrita y alejado de la realidad cuando trata de matizar sus declaraciones, patético.

Los discursos de Borrell a lo Churchill en la segunda guerra mundial, serían para reírse de no ser porque este personaje es el portavoz de Europa, vamos que habla en nombre de todos los miembros de la UE cuando llama a la población a prepararse para lo peor y aprender a sufrir.

Por otro lado la hipocresía es compartida, porque Occidente en Ucrania tiene una actitud opuesta que en el mundo árabe. Glorifican la resistencia contra los rusos y califican de “héroes” a quienes combate  a sus tropas. Mientras los palestinos que combaten al ejército israelí en los territorios ocupados son calificados de “terroristas”

Obradovic, técnico del Partizán de Belgrado: “No recuerdo que la gente hablase tanto cuando mi país, Serbia, fue bombardeado”

“No vi a la gente reaccionar y hablar tanto. También en Irak, en Siria y en Afganistán… estoy en contra de cualquier tipo de guerra, es terrible…”

“No se conoce momento en la historia del mundo, en el que la mentira sistemática se haya practicado con menor vergüenza, o por lo menos, y gracias a la tecnología moderna, de manera mayor y más eficiente o a mayor escala, que por los dictados políticos de esta edad”

Medidas como el adiós a todos los McDonalds de Rusia hasta nuevo aviso. Los rusos se quedan sin Big Macs, McNuggets y McFlurrys. La verdad no creo que pueda considerarse una mala noticia para los rusos, sobre todo para las arterias, el colesterol alto, la obesidad infantil y la salud en general.

“Las sanciones económicas impuestas a Rusia o la marcha de las multinacionales del país buscan presionar a Putin. Pero podrían tener un efecto contrario y que los ciudadanos se sientan atacados y cierren filas en torno a su presidente.”

(Elena Bogush, historiadora y socióloga rusa).

Por: André Abeledo Fernández

Artículo anteriorLa hora republicana en RRR, 09.03.2022
Artículo siguientePresentación del libro Talento y exilio: La diáspora del conocimiento