“Habla, mudito Felipe” por Arturo del Villar

0

Con excepción del partido que usurpa el nombre de Socialista Obrero con que lo fundó Pablo Iglesias Posse, ha sido general el rechazo de los restantes partidos políticos y de las más diversas asociaciones, a la decisión particular no consultada con nadie del esperpéntico personaje que preside el Gobierno del reino de España, el que afirmó que Antonio Machado era natural de Soria, entre tantos otros dislates. Su última ocurrencia ha consistido en enviar una carta al tirano de Marruecos, que la hizo pública este 18 de marzo de 2022, en la que acepta el propósito marroquí de apoderarse del Sáhara, concediendo a sus habitantes una limitada autonomía.

No sólo contradice las resoluciones de las Naciones Unidas sobre la desdichada colonia española, sino el acuerdo expuesto en el último programa electoral de ese partido que se dice Socialista y Obrero sin serlo. Los edecanes del presidente se apresuraron a entonar sus alabanzas, asegurando que esta decisión convertirá al tirano de Marruecos en un fiel aliado del reino de España, porque se ha comprometido a no seguir reivindicando Ceuta, Melilla y las islas Canarias, y a no continuar enviando vasallos a invadirlas. Solamente los sociatontos pueden confiar en la palabra del tirano marroquí, porque es falsa. Antes bien, al comprobar que su chantaje alcanza éxito, organizará una marcha, no verde, sino multicolor, de su esclavizada población, para ocupar esas plazas que él considera partes integrantes de su reino. Y el presidente Perico Sánchez se caerá entonces del guindo.

Habla, Felipe, habla

¿Y qué dice su majestad el rey católico nuestro señor Felipe VI de esa carta? Porque hemos opinado sobre ella casi todos los españoles, excepto su majestad. Ya sabemos que es un rey constitucional con sus facultades (todas, incluidas las mentales) reguladas. Según el decir popular, el rey reina, pero no gobierna. Bien lo demostró su padre Juan Carlos de Borbón y Borbón, al dedicar su reinado únicamente a las tareas de enriquecerse fraudulentamente, intervenir en competiciones náuticas y a estuprar muchachas de buen ver, sin dignarse enterarse de cómo se gobierna.

Estamos de acuerdo en que Felipe VI no gobierna, lo que es una suerte, pero ha demostrado que opina. Así lo hizo el histórico 3 de octubre de 2017, cuando sin consultar al Gobierno ni a ninguna otra institución del reino convocó a Televisión Española en nuestro palacio de la Zarzuela, que le permitimos disfrutar, con orden de conectarse a las 21 horas con todas las cadenas televisivas del reino, para retransmitir un mensaje de seis minutos que le daba la real gana de exponer urbi et orbi.

Comenzó afirmando: “Estamos viviendo momentos muy graves para nuestra vida democrática, y en estas circunstancias quiero dirigirme a todos los españoles.” Y como quiso lo hizo, que para eso era todavía el rey. Las circunstancias eran la aprobación por el Parlament de Catalunya el día 6 de setiembre de la convocatoria de un referéndum vinculante sobre la independencia de la nación, referéndum celebrado el 1 de octubre de ese 2017.

El discurso fue un real acontecimiento, puesto que alcanzó una audiencia de 12,5 millones de espectadores expectantes ante lo insólito del hecho de que nuestro señor el rey católico se dirigiera inesperadamente a sus vasallos sin ser el 24 de diciembre. De sus consecuencias es preferible no decir nada, porque todavía las está padeciendo Catalunya.

Algunos vasallos pensamos que la carta del Perico Sánchez da lugar a unos “momentos muy graves para nuestra vida democrática”. Si es cierto que no informó previamente al monarca de su decisión de enviársela al tirano marroquí, incurrió no sólo en una descortesía, sino también en un delito, puesto que el punto g) del artículo 62 de la vigente Constitución borbónica dispone que el rey debe “ser informado de los asuntos de Estado”, y este caso lo es, porque traerá consecuencias imprevisibles por el momento, dado que Argelia, nuestro socio y suministrador de gas y otras materias primas, no comparte los propósitos del tirano marroquí.

Esperemos que su majestad se desletizie un poco y nos dé su borbónica opinión sobre el tema. Para eso le pagamos todos los gastos.

Arturo del Villar, presidente del colectivo republicano tercer milenio.

Artículo anteriorSigue en directo a las 19.00 h. La hora de la República en RRR, 22.03.2022
Artículo siguiente“Mutuas, privatización de la Sanidad Pública”