En Andorra ni tienen ni quieren rey

40
0

Dos días de visita oficial de los reyes de España al Principado de Andorra bastan para recorrer todo el territorio. El país es un paraíso fiscal admitido en las Naciones Unidas, gobernado por dos copríncipes: el presidente de la República Francesa, ahora Emmanuel Macron, y el obispo de Urgell, ahora Joan Enric Vives. Es una anomalía autorizada. Su idioma oficial es el catalán, y sus 80.000 habitantes viven del comercio como paraíso fiscal tolerado internacionalmente.

Los reyes de España realizan una visita de Estado oficial los días 25 y 26 de marzo de 2021 a este único país en su género. Ellos no tienen absolutamente ninguna implicación en el Principado, son el jefe de un Estado extranjero y su consorte, que van a realizar una visita de buena vecindad. Debido a su categoría, son recibidos por el copríncipe episcopal Vives y el representante del copríncipe francés, Patrick Strozda.

A los andorranos, por eso, no debía importarles nada la real visita. Es una pareja como cualquier otra, aunque probablemente ésta no aproveche el viaje para comprar objetos a precios de contrabando, que es el principal motivo para ir a Andorra. No obstante, las calles de Andorra la Vella están adornadas con la corona real invertida en una señal de “Prohibido”, y el lema “No volem rei”. Ni lo quieren ni lo tienen, porque Felipe VI carece de representatividad en ese Estado minúsculo, pero independiente. Ahí no puede borbonear a nadie. Lo han recibido las autoridades con cortesía por ser jefe de un Estado vecino, sin más, y se volverá como llegó.

Y sin embargo los andorranos, que conocen perfectamente las características de su especial país, han colocado en los escaparates de los comercios carteles con la corona invertida y tachada y el lema “No volem rei”, según  demuestran las fotografías de CARHostafrancs. Imitan  una acción generalizada en las ciudades integradas en el reino de España cuando las visita con carácter oficial algún Borbón. Con la diferencia de que en el reino de España tiene sentido la protesta, puesto que reina el monarca heredero del rey designado sucesor suyo por el dictadorísimo genocida para perpetuar su régimen.

Se trata de un acto de solidaridad de los ciudadanos andorranos con los vasallos de su majestad católica. Quieren demostrarnos que están con nosotros en la defensa de las libertades ciudadanas. A nosotros nos detienen e identifican las fuerzas brutas policiales borbónicas, cuando nos manifestamos a favor de la República, tema del que puedo disertar con pleno conocimiento de causa, y ningún comercio se atreve a colocar carteles contra la borbonidad en sus escaparates, porque sería multado y clausurado y su propietario detenido y juzgado, bajo la acusación de cometer el habitual delito tipificado como “ofensas a la Corona”.

En ese minúsculo Estado independiente se respeta la libertad de opinión a sus habitantes. Es lo que sucede en la mayor parte de las naciones democráticas. Pero España es diferente, como se ocupó de divulgar el eslogan acuñado por la dictadura. Y en esa cuestión no mentía, y así continuamos.

Según los datos oficiales del Centro de Investigaciones Sociológicas, en los últimos meses muchos españoles huyen de su patria forzosa y se radican en Andorra, la patria de elección. Es comprensible, y seguro que continúan las deserciones. Es debido a que en “Andorra no volem rei”. Y en España tampoco lo queremos muchos, pero no se nos permite organizar un referéndum sobre la forma de Estado preferida. Yo no puedo emigrar ya a mis años, por lo que repito mientras pueda hacerlo como los patriotas de 1868: “¡Viva España con honra!”

Arturo del Vllar, presidente del colectivo republicano tercer milenio.

Nota: el articulo es responsabilidad de su autor, a. Nosotros solo somos el medio que permite libremente expresarse a sus autores, as.
Artículo anteriorRENFE deja atrás al personal de Servicios a Bordo en ERTE desde hace un año
Artículo siguienteDebates republicanos abril 2021