El debate no esta en eólicos sí, o eólicos no

553
0
El debate no está en eólicos sí, o eólicos no.

Es doloroso ver como un gobierno que se dice de izquierdas trata de sacar adelante megaproyectos eólicos sin contar con la ciudadanía, con los vecinos de las zonas rurales afectados, los mismos proyectos eólicos que firmaría el PP sin pestañear.

No es fácil de asimilar el hecho de que un gobierno trate de llevar adelante proyectos que no cumplen con la legislación vigente, ejemplo de alguno de los aerogeneradores que se pretenden levantar a menos de 300 metros de las viviendas, cuando una legislación ya hecha a medida no permite hacerlo a menos de 500 metros.

En Galicia tenemos un rural muy rico, con muchas posibilidades, desde obtener la soberanía alimentaria hasta mantener entornos paisajísticos que nos enfoquen hacia un turismo de calidad.

El debate no está en eólicos sí, o eólicos no.

La cuestión es que los megaproyectos eólicos planificados. La cuestión es ¿querría usted vivir en un Parque Eólico?, ¿a quién van a beneficiar realmente estos megaproyectos?

A quién no benefician es al rural gallego ni a la población afincada en las parroquias afectadas,  unos vecinos a quienes no se tiene en cuenta a la hora de tomar decisiones que afectan a sus vidas y al futuro de su patrimonio individual y colectivo.

A mí me toca la amenaza del proyecto “Parque Eólico de Caaveiro”, a todos los vecinos de Anca nos toca luchar si no queremos vivir en un Parque Eólico por decisión del gobierno de turno y las multinacionales del sector.

El macro proyecto eólico de Caaveiro nos afecta de lleno, ha llegado a nuestras vidas como una patada en el estómago dada por un supuesto amigo.

Un proyecto vergonzoso que por no cumplir ni siquiera cumple con la legislación vigente en relación a la distancia con los núcleos de población.

Mega molinos generadores de energía de 200 metros de altura a tan solo unos 269 metros de viviendas, cuando la ley marca 500 metros para generadores mucho más pequeños y por lo tanto menos potentes y dañinos, según muchos expertos en la materia 500 metros es ya una distancia manifiestamente insuficiente.

En Alemania multiplican la altura del eólico por 10 para calcular la distancia del aerogenerador de las viviendas, en el caso que comento hablamos de molinos de 200 metros, así que la distancia sería de 2 kilómetros y no de 500 metros y aún menos de 300 metros.

Nos han obligado a movilizarnos y hacer alegaciones sobre proyectos que no deberían estar sobre la mesa, porque atentan contra la población y hasta contra la legislación vigente, nos han obligado a comenzar una lucha y poner dinero de nuestros bolsillos para tratar de frenar un abuso, un auténtico acto de agresión contra los intereses de los pobladores de los territorios afectados.

A nadie le gusta tener que pelear contra molinos, ni a Quijote, ni a Sancho, ni a ninguno de nosotros que tenemos como toda una vida, unas familias y unas obligaciones que atender, pero también por todo esto no podemos dejar de hacerlo.

No estamos contra la energía eólica, ni mucho menos.

Dos son las consignas: EÓLICOS AQUÍ NON!, y EÓLICOS ASÍ NON!, el objetivo es el mismo, exigir respeto y el derecho de tener un futuro en la tierra que nos ha visto nacer.

Por: André Abeledo Fernández

Artículo anteriorLa ley de depredación de Galicia, de aquellos barros estos lodos
Artículo siguiente“La presunción de inocencia” por Manuel Ruiz Robles