Ecologistas en Acción va a denunciar la declaración de interés estratégico para Andalucía del proyecto “fondo de barril.”

19
0

Ecologistas en Acción va a denunciar la declaración de interés estratégico para Andalucía del proyecto “fondo de barril.”
Verdemar Ecologistas en Acción señala que la refinería de CEPSA quiere implantar en la refinería de San Roque (Cádiz) que la comisión Delegada para Asuntos Económicos del Gobierno de Andalucía quiere declarar para octubre de 2019.
Esta ampliación se encuentra en trámite de exposición pública la Declaración de Impacto Ambiental y en las alegaciones existen denuncias de esquilmación de restos arqueológicos. CEPSA sigue atentando contra nuestro patrimonio y el dominio público, sin que ni las instituciones públicas municipales y autonómicas hagan nada por remediarlo.

En los movimientos de tierra realizados se han cortado miles de acebuches y otros del “monte Mediterráneo”, se han movido restos arqueológicos con el beneplácito del Ayuntamiento de San Roque, Cádiz.
La justificación de las actuaciones del Proyecto de Fondo de Barril que CEPSA tiene intención de acometer en sus instalaciones de Refinería Gibraltar-San Roque y que tiene como objeto adaptar su proceso productivo a las actuales exigencias de un mercado que demanda combustiblesmarinos con bajo contenido en azufre, sigue sin resolver los problemas climáticos por la utilización de combustibles fósiles. El fuel ligero no tiene ningún beneficio climático. Como combustible fósil no tiene futuro en un sistema de transporte descarbonizado. Por lo tanto, no existe ninguna justificación “ecológica” para que se apoye el proyecto como escusa de la contaminación atmosférica en el transporte marítimo.
La justificación de las actuaciones del Proyecto de “Fondo de Barril” que CEPSA tiene intención de acometer en sus instalaciones de Refinería Gibraltar-San Roque y que tiene como objeto adaptar su proceso productivo a las actuales exigencias de un mercado que demanda combustiblesmarinos con bajo contenido en azufre, sigue sin resolver los problemas climáticos por la utilización de combustibles fósiles. El fuel ligero no tiene ningún beneficio climático. Como combustible fósil no tiene futuro en un sistema de transporte descarbonizado. Por lo tanto, no existe ninguna justificación “ecológica” para que se apoye el proyecto como escusa de la contaminación atmosférica en el transporte marítimo.
La planta de coke es un horno que vuelve a cocer los residuos del petróleo para sacar algo más de diesel, un 5%, y un residuo sólido que es el carbón de coke, que se utilizaen las cementeras. Es sorprendente que sigan con proyectos, al parecer les interesa apurar más el petróleo, sobre todo en refinerías como esta, que procesan crudos pesados y ultra pesados.
Una planta de coke es siempre contaminante, tiene muchos incidentes con emisiones de polvo de coke, también aumenta las emisiones de tolueno. Hace mucho ruido y siempre genera polvo. Es un proceso ininterrumpido de unas 14 horas tras el que se produce una capa interior de carbón que la rompe metiendo una espita de agua, consume mucha agua, ese carbón cae y una vez seco se amontona. Es un polvo muy volátil.
Estas plantas están denunciadas y protestadas por grupos sociales en País Vasco,
La refinería de Gibraltar, inaugurada en julio de 1969, refinaba 2 millones de Tn/año, en los 70 se refinaban 8 millones de Tn y en 2018 casi 20 millones de Tn/año. Esta refinería obsoleta y anticuada ocupa una extensión de 1,5 millones de metros cuadrados rodeando y poniendo en peligro a la población circundante.
En definitiva, la carga contaminante ha crecido notablemente conforme ha subido la producción en unas instalaciones obsoletas, que cada vez producen más y ganan más dinero a costa de la salud medioambiental y de los ciudadanos.

Artículo anteriorQuo vadis izquierda? por Jose Luis Úriz
Artículo siguiente‘Santiago, ficción de España’ por Arturo del Villar