Comunicados de Verdemar (Ecologistas en Acción)

6
0

La campaña estatal “La Lapa que da la lata”, comienza su andadura en el Campo de Gibraltar (Cádiz) el próximo 9 de marzo

Ecologistas en Acción está llevando a cabo un proyecto centrado en la lapa Patella ferruginea, una especie endémica del Mediterráneo que se encuentra en peligro de extinción, con una de las principales poblaciones peninsulares localizada en la Bahía de Algeciras

El próximo 9 de marzo a las 10:15 en el Instituto de Enseñanza Secundaria “Mediterráneo”, dará comienzo con una jornada dirigida al alumnado y docentes del instituto de La Línea. Continuará el 10 de marzo con una jornada divulgativa que dará de comienzo a las 10,15 en la sede de la Asociación de Vecinos de Palmones, en Los Barrios, en esta ocasión enfocada a pescadores y usuarios del litoral.
La exposición itinerante que visitará el Centro Comercial Gran Sur, inaugurándose el lunes 23 de marzo permanecerá expuesta al público hasta el 4 de abril, será otro pilar de las acciones de sensibilización del proyecto. Cerrando la campaña en el Campo de Gibraltar, el viernes 27 de marzo en el IES Getares se celebrará otra Jornada para estudiantes.

El proyecto, que comenzó a finales del 2019, lleva por nombre ‘La lapa que da la lata’ y se realiza con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, a través del Programa pleamar, cofinanciado por el FEMP. Tiene como objetivos principales dar a conocer esta especie a la sociedad y fomentar así su protección.
Los ejes del proyecto se centran en la divulgación de la importancia de esta singular lapa, su estado de conservación, sus amenazas y las protecciones que la amparan. Para ello, el proyecto contempla acercar el conocimiento y trabajos de recuperación de la lapa a la ciudadanía en general y a usuarios del litoral en particular. Lo harán a través de materiales específicos como dípticos, charlas divulgativas en centros educativos, jornadas en clubes de pesca, talleres para estudiantes de ESO y una exposición itinerante.

La Patella ferruginea es un molusco gasterópodo marino endémico del Mediterráneo occidental. Están incluida en el anexo IV de la Directiva 92/43/CEE Hábitats por ser una especie de interés comunitario que requiere protección estricta, y también está en el catálogo español de especies amenazadas como “especie en peligro de extinción”.
Esta es una especie que vive exclusivamente en la cuenca occidental del Mediterráneo y ha ido desapareciendo progresivamente de la mayor parte de su distribución continental europea. En la costa peninsular española sólo se encuentra en Andalucía y en Murcia, donde se observaron cinco ejemplares en las islas Hormigas. Sin embargo, las mejores poblaciones son las de los territorios españoles en el norte de África: en los peñones de Vélez de la Gomera y de Alhucemas, en las islas Chafarinas, en Melilla y en Ceuta.
En 2008 se elaboró una Estrategia Nacional de Conservación (actualizada en julio de 2018), en la conferencia sectorial de medio ambiente, como desarrollo de la ley 42/2007 de Patrimonio Natural y Biodiversidad. En ella se describe el marisqueo ilegal entre sus amenazas principales, confirmado recientemente con la aparición del libro “Recopilación y análisis de la información científica disponible sobre Patella ferruginea”, editado por la Sociedad Española de Malacología en 2018.
Si bien no se han realizado estudios precisos sobre la percepción social de la especie, está demostrado que existe mayor preocupación por temas como, por ejemplo, la contaminación, la sobrepesca y la acidificación de los océanos, que sobre la conservación de la vida salvaje y de la biodiversidad marina, fruto de una mayor información del impacto de la actividad humana sobre el medio marino.
Por ello, Ecologistas en Acción ha detectado la necesidad de implementar una serie de acciones que den visibilidad a la especie, apoyándose en la receptividad creciente de una sociedad cada vez más concienciada por la importancia que la conservación del medio natural tiene para el equilibrio del planeta.
La desaparición de especies a nivel global constituye un claro signo de afectación medioambiental cada vez más visible en nuestro entorno, así lo avalan innumerables estudios que cuantifican y valoran los escenarios tras esas extinciones. Comparada con otras especies protegidas catalogadas “en peligro de extinción”, como el lince ibérico, el oso pardo o el águila imperial, Patella ferruginea es prácticamente desconocida por gran parte de la sociedad.
Históricamente las lapas se han usado como cebo para la pesca con caña, incluso se han marisqueado para el consumo humano. Sin embargo, ese marisqueo, hoy ilegal, parece haber desaparecido en nuestra sociedad dejado paso a otro marisqueo más vinculado con la utilización de la especie para consumo directo o por sus supuestos beneficios afrodisíacos. Por ello, se crea la oportunidad para que los pescadores con caña, que tradicionalmente han sido una amenaza, pasen a ser defensores de la especie.

Un proyecto a lo largo de 2020
Para la coordinación y desarrollo del proyecto se ha constituido un equipo de trabajo formado por colaboradores de las distintas provincias, comunidades y ciudades autónomas en que se desarrolla la iniciativa y la lapa está presente, desde Cádiz hasta Murcia y en Ceuta y Melilla.
La respuesta por parte de los centros docentes de las distintas provincias muestra un interés muy positivo; de febrero a mayo se realizarán las charlas y talleres ya concertados. Asimismo, varias agrupaciones de pescadores han manifestado la voluntad de participar en las Jornadas.
Por su parte, la exposición itinerante visitará las localidades de Cabo de Palos en Murcia, Adra en Almería, Vélez-Málaga y Nerja en Málaga, Campo de Gibraltar en Cádiz y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, mostrando una serie de infografías e imágenes para acercar al público esta especie desconocida.

La red de grupos locales que articulan las actividades del proyecto de Ecologistas en Acción como organización confederal, y otras agrupaciones que se han sumado al proyecto, asegurará el mantenimiento de las actividades a través de los contactos establecidos localmente con las asociaciones de pescadores y federaciones de pesca.
También se cuenta con el colectivo docente que participa en los seminarios de formación locales, de donde resultará material educativo aplicado y evaluado que seguirá estando a disposición del profesorado en años sucesivos a través de los medios de comunicación de los grupos locales que participan en el proyecto.
Ecologistas en Acción ha invitado a la participación ciudadana y para ello se ha habilitado un correo para sugerencias, solicitud de actividades o cualquier información sobre el proyecto. proyectos.marinos@ecologistasenaccion.org

Más información:
Brigida Aránega – 610 28 44 32 Ecologistas en Acción

Verdemar Ecologistas en Acción señala que es una buena oportunidad para realizar el Estudio Epidemiólogo en la comarca

Verdemar Ecologistas en Acción señala que sería una buena oportunidad realizar el Estudio Epidemiólogo en la comarca habida cuenta del interés mostrado por la Junta de Andalucía en estudiar la calidad del aire en el Campo de Gibraltar.

Dentro de las reuniones del comité técnico del Brexit sobre medioambiente este señala que estudiará la calidad del aire y el agua de la comarca.

Según algunas de las conclusiones del comité el Gobierno andaluz presidirá el comité la viceconsejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Ana María Corredera, será la presidenta de la comisión durante los próximos cinco meses, un periodo en el que el Gobierno andaluz coordinará e impulsará los trabajos de esta mesa. Además, la Junta tiene una participación activa en estas comisiones, siendo miembros el viceconsejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Antonio Sanz y el secretario general de Acción Exterior, Enric Millo.

Verdemar Ecologistas en Acción va a solicitar a la Junta de Andalucía los registros de evaluación de la calidad del aire integrados en la Red de Vigilancia y Control de la Calidad del Aire de Andalucía, control de los sistemas que se utilicen para realizar la evaluación de la calidad del aire en Sotogrande y los Espacios Protegidos de la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar.
Pedimos qué está haciendo la Consejería para evitar esta destrucción de nuestros Espacios Protegidos de la provincia de Málaga y de Los Alcornocales en el Campo de Gibraltar cuando el viento dispersa hacia estos lugares estos contaminantes.
Que cada vez son más frecuentes los olores a hidrocarburos en los aledaños a Sotogrande, San Roque (Cádiz), procedentes del polígono petroquímico, dichas emisiones llegan con viento de componente oeste.
Existen investigaciones recientes que han demostrado la conexión entre las Industrias de la Bahía de Algeciras y los contaminantes depositados en el suelo de esta zona turística y otras de los Espacios Protegidos de Málaga.
“Algunas de las moléculas que contaminan la atmósfera son ácidos o se convierten en ácidos con el agua de lluvia. Las nubes, empujadas por el viento de poniente, dominante en las estaciones lluviosas, llevan los contaminantes a la Costa del Sol y su trasfondo montañoso (Sierra Crestellina y Sierra Bermeja principalmente, dada su mayor cercanía al foco contaminante). La lluvia, la nieve, la niebla y otras formas de precipitación arrastran estos contaminantes hacia las partes bajas de la atmósfera, depositándolos sobre las hojas de las plantas, la fauna, el suelo, los edificios, los coches y los habitantes de este territorio.
En 2019 se emitieron a la atmósfera más de 10 millones de toneladas de sustancias peligrosas, entre ellas algunas tan peligrosas como el benceno o las partículas finas. Con estos datos se puede concluir que la contaminación atmosférica es un problema de primer orden y que es necesario por parte de la administración autonómica corregir estas graves deficiencias.
Obligaciones que estimamos han sido incumplidas presuntamente en forma grave por parte de la Junta de Andalucía, en el ámbito territorial de la Comarca de Campo de Gibraltar.
Por eso hemos instado en infinidad de veces a la Junta de Andalucía, en el ejercicio de sus competencias, que evalúe la calidad del aire en el Campo de Gibraltar y adopte planes y programas de mejora de la calidad del aire y el cumplimiento de los objetivos de calidad en su ámbito territorial.
El cinturón industrial adolece de medidores de contaminación y en Sotogrande y la zona norte no existe un sistema de control que asegure la exhaustividad, la coherencia, transparencia, comparabilidad y confianza en todo el proceso desde las mediciones o estimaciones de los contaminantes hasta la elaboración de los informes relativos a esos contaminantes.
La Junta de Andalucía no ha cumplido en forma efectiva con tales obligaciones de evaluación, mejora, control y garantía en el ámbito territorial de la Comarca de Campo de Gibraltar, estando obligada a velar por la calidad del aire.

Artículo anteriorLa hora republicana en RRR por Radio Sol Los Barrios – 09.03.2020
Artículo siguienteA golpe de pedal, por un modelo social más justo