Ante un nuevo 14 de abril. Ahora en los balcones, mañana en la calle (JRIN)

0

Este 14 de abril lo abordamos desde una difícil situación que ha puesto de relieve las graves consecuencias que sobre los servicios públicos, y en especial la sanidad, han tenido las sucesivas políticas neoliberales de recortes. Hemos abandonado al mercado, a la especulación, buena parte del sistema sanitario y del cuidado de nuestros mayores y ahora estamos pagando las consecuencias.

Por otra parte, siguen saliendo a la luz los episodios más graves de la corrupción de la monarquía, de Juan Carlos, pero también el silencio cómplice desde hace años de Felipe VI.

Felipe VI lo sabía y sólo ha tomado medidas cuando el clamor ciudadano era insoportable para el futuro de la monarquía. El problema no es un monarca, es la monarquía, que se ampara en la protección que le brinda la Constitución y en quienes, desde las instituciones les protegen y se niegan a que la ciudadanía sepamos la verdad de una corrupción y utilización de los aparatos del estado para problemas personales que debe acabar ya.

Hay que preparar, ahora desde nuestros balcones y mañana desde las calles, una movilización ciudadana contra los recortes en sanidad, contra la corrupción, contra la monarquía.

Llamamos a una cacerolada el día 14 de abril a las nueve de la noche y a colgar ese día la bandera republicana, bandera que ese día, más si cabe, significará una esperanza en un país mejor. Un país en que la ciudadanía podamos decidir sobre la forma del estado, sobre una Jefatura del Estado democrática o hereditaria.

El día 14 en nuestros balcones y después en las calles, la bandera republicana ondeará libertad.

Pamplona/Iruña, 7 de abril de 2020

Junta Republicana de Izquierdas de Navarra, Izquierda Unida, PCE-EPK, Podemos, Batzarre , Mujeres Progresistas, Movimiento Democrático de Mujeres y Asociación de Pensionistas AMONA.

Artículo anteriorDespués de la cuarentena, ¿tomamos el poder o lo dejamos para otra pandemia?
Artículo siguiente14 de Abril: ni Corona, ni Virus, III República ¡YA!