‘A Meritxell Budó, con acritud’ por Javier de Miguel

13
0

En medio de una grave crisis sanitaria y social, estamos sufriendo una campaña de desinformación que, amparada por la derecha y la ultraderecha, trata de desacreditar, no a un gobierno, sino a unas políticas que con mayor o menor velocidad y acierto, se van abriendo paso y que contrastan con las tomadas por el PP ante la crisis de 2008.

Bulos, montajes…con los que nos despertamos todos los días.

Pero hoy, desde su puesto de Consejera de Presidencia del Govern Catalá, Meritxell Budó ha realizado unas declaraciones impresentables.

Ha dicho que, si Cataluña fuese independiente, habría menos muertos e infectados, que habrían tomado quince días antes la decisión de confinamiento.

Esto no es ni siquiera nacionalismo, es estupidez.

Pero es que además es mentira.

Precisamente quince días antes, el 31 de marzo, Meritxell celebraba el éxito de convocatoria del Consell per la República en Perpiñán. El acto había superado las previsiones y se reunieron, sin distancias de seguridad, hasta 150.000 personas, según los organizadores.

Precisamente el 14 de febrero el presidente de la Generalitat, Quim Torra,  atribuyo la cancelación del Mobile World Congress  en Barcelona “a la epidemia del miedo, que la desinformación ha extendido por todas partes”. Señalaba también, que la OMS había asegurado que los resultados de los últimos treinta años de planificación en salud “han sido excelentes” en Cataluña.

Un sistema de salud en el que en la última legislatura, la deriva hacia la privatización del sistema sanitario público se ha acentuado con los recortes ejercidos por el Govern de Convergència i Unió, quien sostuvo al frente de la conselleria de Sanidad entre 2010 y 2016 a Boi Ruiz, ex presidente de una de las principales patronales de la sanidad privada, la Unió Catalana d’Hospitals y defensor de una sanidad catalana de dos velocidades, con unas prestaciones básicas públicas, complementadas por un seguro privado a partir de un nivel de renta. El zorro cuidando a las gallinas….

En 2015, la sanidad catalana tuvo un tijeretazo del 14,3% de su presupuesto.

Ya sabíamos que según Qim Torrá, los catalanes y catalanas son mejores, más listos, más altos y honrados (bueno, quizás Jordi Pujol no) que los españoles, ahora un nacionalismo xenófobo, que no representa al conjunto del nacionalismo catalán, nos lo recuerda.

Qué difícil nos lo ponen a quienes en el conjunto de España trabajamos por encontrar una salida solidaria a la crisis territorial, qué urgente es que, antes de que esto se nos vaya de las manos, logremos abrir paso a una alternativa que desde mi punto de vista no puede ser sino una República Federal.

No nos separan las fronteras, nos separan las clases.

Salud y República.

Por: Javier de Miguel Sáenz.

Nota: el articulo es responsabilidad de su autor, a. Nosotros solo somos el medio que permite libremente expresarse a sus autores, as.

 

 

 

Artículo anterior¿Realidad virtual o realidad mortal? por Carlos de Urabá
Artículo siguientePP y Ciudadanos, votando contra su país