15.Octubre.1940, fusilamiento de Lluis Companys, Presidente de la Generalitat de Cataluña

15
0

Hoy recordamos el fusilamiento el 15 de octubre de  1940, de Lluis companys, Presidente de la Generalitat de Cataluña.

Estos días, estamos viendo en Cataluña una situación en la que los nacionalismos, español y catalán presentan la peor de sus caras y nos dejan a parte de la ciudadanía, de la ciudadanía de izquierdas, entre el hartazgo y la impotencia. Esto, además, con un fascismo que crece siempre en estas situaciones.

En una situación en la que el humo de los incendios oscurece las reivindicaciones de una mayoría social, por ejemplo las de los pensionistas.

Por ello, vamos a recordar la figura de Companys y fundamentalmente su posición en octubre de 1934, posición que podría ser un ejemplo de un punto de encuentro que supere democráticamente la actual situación.

Lluís Companys fue fusilado la madrugada del 15 de octubre de 1940, en el Castillo de Montjuit, hace setenta y nueve años años, por ser el president de Catalunya. Fue el único presidente europeo elegido democráticamente fusilado por el fascismo. Franco quiso dar un escarmiento a la Catalunya derrotada, a los supervivientes de la República. No habría piedad ni para el máximo representante del país.

Al morir Francesc Macià en 1933, Lluis Companys, dirigente de ERC, le sucedió como presidente de la Generalitat. En 1934 con la Revolución de Octubre, contra la amenaza fascista que veían en José María Gil Robles, proclamó la soberanía de un «Estado Catalán» integrado en la República Federal Española; el ejército aplastó aquella rebelión y Companys fue detenido y condenado a treinta años de cárcel.

Sin embargo, fue amnistiado tras el triunfo del Frente Popular en las elecciones de 1936, en las que obtuvo acta de diputado. Durante la Guerra Civil que estalló a continuación (1936-39), siguió presidiendo la Generalitat hasta que, perdida la contienda, huyó a Francia. Fue detenido por los nazis tras la invasión alemana de Francia (1940), y entregado al gobierno de Franco por la Gestapo.

Desde el 29 de agosto hasta el 3 de octubre de 1940, Companys fue torturado en la Dirección General de Seguridad, en la madrileña Puerta del Sol. Después fue trasladado al Castillo de Montjuïc, en Barcelona, convertido en prisión, para ser sometido a un consejo de guerra sumarísimo. Las indicaciones de Franco eran claras: condenarlo a muerte y fusilarlo lo antes posible sin dar noticia a la prensa.

El 14 de octubre comienza un consejo de guerra que no es más que un simulacro, como el resto de los 110.000 que el franquismo puso en marcha en Catalunya. Pocas horas después, el caso quedaba visto para sentencia: pena capital. Esa misma tarde, Franco, sin ver el sumario ni el acta del consejo de guerra, dio el enterado. La condena se debía cumplir al día siguiente. El día 15, Companys fue fusilado.

¿Qué ocurrió en octubre de 1934 en Cataluña?

Tras la victoria de las derechas en 1933, se forma un gobierno, el de Lerroux apoyado por la CEDA de Gil Robles. Cuando la corrupción hace tambalearse al gobierno, la CEDA exige, y consigue, su entrada en el gobierno.

La entrada de la derechista y con rasgos parafascistas CEDA en el gobierno de la República, un partido que los socialistas relacionan con el fascismo se produce en un momento en el que Hitler ya ha implantado la dictadura nazi en Alemania y  la dictadura del social-cristiano Dolfuss en Austria en febrero de 1934 ha aplastado al movimiento socialista austríaco por haber iniciado una insurrección que pretendía acabar con su dictadura “filofascista”.

En ese momento, la izquierda se lanza a lo que se denominó Revolución de Octubre, que en Asturias, único lugar donde se había alcanzado un acuerdo que se concretó en la UNIÓN DE HERMANOS PROLETARIOS, fue una insurreción armada que fue reprimida duramente por fuerzas mercenarias bajo la dirección del general Franco.

En Cataluña  no fue apoyada por la CNT, y fue ERC la que tomó la dirección de los acontecimientos. Ya hemos señalado más arriba que, a diferencia de Asturias, fue fácilmente sofocada.

A las ocho y diez minutos de la tarde del 6 de octubre, Lluís Companys apareció en el balcón de la Generalitat acompañado de sus consejeros y proclamó la República Catalana.

Estas fueron sus palabras:

¡Catalanes! Las fuerzas monárquicas y fascistas que de un tiempo a esta parte pretenden traicionar a la República, han logrado su objetivo y han asaltado el Poder

Cataluña enarbola su bandera, llama a todos al cumplimiento del deber y a la obediencia absoluta al Gobierno de la Generalitat, que desde este momento rompe toda relación con las instituciones falseadas. En esta hora solemne, en nombre del pueblo y del Parlamento, el Gobierno que presido asume todas las facultades del Poder en Cataluña, proclama el Estado Catalán de la República Federal Española, y al establecer y fortificar la relación con los dirigentes de la protesta general contra el fascismo, les invita a establecer en Cataluña el gobierno provisional de la República, que hallará en nuestro pueblo EL apoyo para edificar la República Federal Española.

¿Sería posible que esta propuesta de República Federal Española fuese el punto de encuentro para conseguir un nuevo marco constitucional que nos permitiese avanzar hacia un país mejor?

Salud y República.

Artículo anteriorSentencia del Supremo: Atentado contra el diálogo y la paz en Cataluña
Artículo siguienteLos pluses de seguridad en la Zona Especial del Norte